Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 14, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Traspiés voluntarios, de Julio Jurado

‘Traspiés voluntarios’ de Julio Jurado, escritura al margen de la normalidad y las certezas Portada del libro 'Traspiés voluntarios. Construcción o derribo de una conducta'. Locura de amor. Collage de Emi Yagüe incluido en 'Traspiés voluntarios'. Carcoma para una ventana. Fotografía de Julio Jurado incluida en 'Traspiés voluntarios'. Quimera del desorden. Collage de Emi Yagüe incluido en 'Traspiés voluntarios'.
Emilia Lanzas

Entrevista a Julio Jurado, escritor

«Hay demasiados libros que no dejan ninguna huella de la que sacar algún provecho»

El escritor Julio Jurado, autor de 'Traspiés voluntarios'.

El escritor Julio Jurado, autor de ‘Traspiés voluntarios’.

Julio Jurado (Madrid, 1958) es autor de los libros Andar por el aire y El bombardero azul, y algunas de sus narraciones se han recogido en las compilaciones Parábola de los talentos, Antología de relatos para empezar un siglo y La vida es un bar-VK. Acaba de publicar Traspiés voluntarios. Construcción o derribo de una conducta, en la editorial Adeshoras.

Portada del libro 'Traspiés voluntarios. Construcción o derribo de una conducta'.

Portada del libro ‘Traspiés voluntarios. Construcción o derribo de una conducta’.

 

Traspiés voluntarios reúne pensamientos, relatos, crónicas, fotografías, collages… ¿Cuál es el sentido de esta aformalidad?
Traspiés voluntarios es un sinsentido como libro y con cierta premeditación ambiental. No me siento cómodo en las cosas que tienden a la perfección, estrechadas por la costumbre y con tendencia a la normalización. Como dice Ramón Gómez de la Serna yo «prefiero lo incompleto a lo perfecto», y en este libro en particular, la imperfección se sujeta en el caos como manifestación libresca.

Lección de historia. Fotografía de Julio Jurado incluida en 'Traspiés voluntarios'.

Lección de historia. Fotografía de Julio Jurado incluida en ‘Traspiés voluntarios’.

Si se entiende por aforismo una sentencia aparentemente cerrada, comprendo tu resistencia a definir con este término tus reflexiones que, creo, transmiten más interrogantes que respuestas. ¿Debemos desconfiar del que sentencia, allá, en su prepotente lucidez?
Estoy bastante de acuerdo con tu apreciación y, de hecho, en el periodo en que se fueron estableciendo estos pensamientos o ideas o reflexiones ni siquiera se me había pasado por la cabeza crear un libro de aforismos, porque estos tienden a instruir más que a razonar o sugerir una posible conducta. Prefiero entender, o mejor cuestionar, nuestra propia dignidad al afrontar aquello que nos circunda. Mis “aforismos” no quieren (y no siempre lo consiguen) formular certezas; sólo quieren denunciar y denunciarse, apreciar otras posibilidades de “transformación” aunque se considere incorrecto por una mayoría.

Locura de amor. Collage de Emi Yagüe incluido en 'Traspiés voluntarios'.

Locura de amor. Collage de Emi Yagüe incluido en ‘Traspiés voluntarios’.

Hay en tu libro continuas referencias a la condición actual de la escritura y del escritor. Especialmente, en contra de una literatura convencional y alienada. ¿Escribir igual que los demás es no escribir nada?
«Sería mejor hacerlo desde ese lugar impredecible…». Pero es una batalla perdida. Y yo diría que en la actualidad resulta hasta extravagante decir estas cosas. Nunca falta en nuestros currículos de solapa la palabra “escritor” cuando debería poner “escritor mediocre” aunque el editor no te deje reconocerlo. Siempre habrá honrosas excepciones, claro. Si quiero ser sincero con mis ideas, debo decir que hay demasiados libros que no dejan ninguna huella de la que sacar algún provecho. Libros que son puro entretenimiento, que no ocasionan desgastes meníngeos que te vuelvan improductivo, insatisfecho.

Quimera del desorden. Collage de Emi Yagüe incluido en 'Traspiés voluntarios'.

Quimera del desorden. Collage de Emi Yagüe incluido en ‘Traspiés voluntarios’.

¿Interpelas al lector para buscar su complicidad o para inquietarlo?
Hay un poco de rebeldía del autor de Traspiés voluntarios al asumir estos textos escritos con verdadera emoción y sentimiento. Fue un proceso a corazón abierto en el que casi hago peligrar mi deseo de intervenir y perturbar, en cierta medida, a esta sociedad infame y poco deseable que tanto nos enamora. Pensar sobre esto y comprobar cómo soy y cómo somos, resulta siempre muy doloroso. Así que buscar en el lector cierta complicidad e incluso tratar de molestarlo se hizo más que necesario.

En este libro, te reconoces deudor de Gómez de la Serna, ¿la greguería es lo que resiste más al descreimiento?
La infidelidad a la tradición literaria (a la contemporánea mucho más) es algo que subyace en mis textos, como bien hizo el maestro, pero jamás me pondría al lado de don Ramón pese a que intente imitarlo. Él es un escritor grande y yo uno muy pequeño.

Larra, otro autor que te ha influido, ya mostró su tiempo como convulso, fragmentado, contradictorio y tremendamente desdichado. Parece que no avanzamos mucho…
No avanzamos nada. La desdicha y el desamparo social que sufre un porcentaje escandaloso de la sociedad, dos siglos más tarde, se mantiene muy viva, ahora con más Tecnología y menos Humanidades. Por eso me gusta hacer esas gacetillas imposibles, como yo las llamo; crónicas, artículos como los que hacía Larra (guardando las distancias otra vez) pero con un estilo propio.

Defiendes la ironía, y por extensión el sarcasmo, como figuras retóricas; pero desconfías del humor, ¿por qué?
El humor que observamos a nuestro alrededor y que se nos pega como una lapa o un mantra (hacemos chascarrillos, gracietas, influenciados por una sociedad espectacular que no requiere de inteligencia), suele ser poco o nada literario. Se ha asimilado tanto por el mercado que se ha convertido en especie normalizada. En cambio, la ironía y el sarcasmo, cuando aparecen en nuestros textos, provocan la necesidad de pensar. Ahí hay una agudeza especial que precisa de talento tanto en el autor como en el lector de sus textos.

Collage de Emi Yagüe, incluido en el libro 'Traspiés voluntarios'.

Collage de Emi Yagüe, incluido en el libro ‘Traspiés voluntarios’.

¿Qué aportan a los textos tus fotografías y los collages de Emi Yagüe?
Espero que mucho. Por lo paradójico del objeto libro que ha sido elaborado y por la naturalidad con la que se han incorporado a un todo. Las fotografías, en su simpleza artística, esperan conmover y aportar un apoyo narrativo, con un premeditado carácter social, allí donde no llegan las palabras. Estamos sometidos a un mundo de imágenes plasmáticas. Cuánto añoro esos tiempos, que disfrutaron otros, en el que leías un buen libro y tenías que imaginarte el tiempo y el espacio en que se desarrollaba la historia. Ahora, la literatura suele ser cinematográfica, lo que no deja de ser una fotocopia, una reproducción carente de un mundo interior propio que no precisa de la experiencia. Se ha perdido ese posible esfuerzo que se necesita para transmitir de una manera nueva un lenguaje no influido por el dominio del pensamiento cotidiano.
Los collages de Emi Yagüe me estremecieron de tal forma en su proceso de creación (coincidió en el tiempo con la preparación de este libro), que no dudé en incorporarlos, con su complicidad, a la textura definitiva del mismo. A diferencia de mis fotografías, estos collages requieren de una mirada especial; la composición de cada uno de ellos no se deja manejar con facilidad; la fantasía y el deseo se confabulan en cada pieza por el despliegue de temas y formas y la riqueza espiritual que emana de ellos.

Carcoma para una ventana. Fotografía de Julio Jurado incluida en 'Traspiés voluntarios'.

Carcoma para una ventana. Fotografía de Julio Jurado incluida en ‘Traspiés voluntarios’.

Queremos saber tu opinión

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html