Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | August 3, 2020

Scroll to top

Top

No Comments

Refugiados climáticos y crisis ecosocial. Millones de personas han tenido que huir de sus casas - ¡Zas! Madrid

Refugiados climáticos y crisis ecosocial. Millones de personas han tenido que huir de sus casas
Francesca Ricciardi y Pablo Socorro

Cerca de 20 millones de personas tuvieron que huir de sus hogares a consecuencia del cambio climático

Inundaciones en India. Foto Unicef.

Los efectos de la crisis climática son cinco veces mayores en los países empobrecidos y desplazan a los colectivos más vulnerables

Las migraciones climáticas se han visto agravadas de manera creciente a partir de la intervención de los seres humanos en los ciclos naturales del medio ambiente. En las últimas décadas se suceden las inundaciones, los ciclones, huracanes, sequías, incendios y el aumento del nivel del mar es ya una realidad

Sin embargo, toda migración humana es el resultado de fenómenos heterogéneos y multicasuales. Por ello, es necesario ampliar la mirada a otros elementos que determinan la expulsión de las poblaciones de sus lugares de origen. Los desplazamientos forzosos son por violaciones sistemáticas de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales y afectan más a las poblaciones más vulnerables (1).

El factor ambiental está a menudo ligado a conflictos sociales, étnicos y territoriales, como son la destrucción del entorno natural, la construcción de grandes infraestructuras, adquisiciones y expropiaciones arbitrarias de tierras o debido a la contaminación, entre otros desencadenantes (2). Según datos del Observatorio de Desplazamiento Interno (IMDC, siglas en inglés) siete millones de personas se vieron obligadas a desplazarse por razones climáticas en los seis primeros meses de 2019. Mientras que, según esta misma fuente, solo en 2017 se contabilizaron cerca de 18,8 millones de desplazamientos internos de personas a causa de desastres naturales en 135 países, de los cuales, 8,6 millones fueron por inundaciones y 7,5 millones a causa de ciclones, en aumento por el calentamiento global (3). En el mapa se ve cómo el cambio climático se erige en el conflicto sociodistributivo más importante.
Un ejemplo de estos desplazamientos es el caso de Bihar, Estado de la India, donde las inundaciones han tenido efectos devastadores en la producción agrícola causando la movilización de unas 855.000 personas desde las zonas rurales a las ciudades en 2018 (4).
También en 2018, se registraron 3,8 millones de desplazamientos debido a fenómenos meteorológicos extremos en Filipinas y otros 3,8 millones en China.

India y Bangladesh
En 2019, el ciclón Fani obligó a 3,5 millones de personas a desplazarse, a su paso por la India y Bangladesh, y causó la muerte de 89 personas. Las comunidades más empobrecidas de la capital de Bangladesh, Daca, fueron las más afectadas. Daca cuenta con más de 18 millones de habitantes, muchos de los cuales son desplazados. Esta ciudad se está expandiendo y construyendo viviendas sobre humedales, lo que aumenta el riesgo de inundaciones y deslizamiento de tierras en zonas pobladas.


El cambio climático tiene consecuencias destructivas sobre el entorno, provocadas por el incremento en la frecuencia e intensidad de fenómenos meteorológicos extremos. Estos pueden ser ciclones tropicales, olas de frío y calor, sequías, inundaciones, es decir aquellos que por su intensidad causan importantes daños y víctimas mortales. En el caso de fenómenos meteorológicos extremos por cambios de aparición lenta, como la escasez de agua y el aumento del nivel del mar, los efectos son cinco veces mayores en los países empobrecidos respecto a los países de ingresos altos. Las mujeres, los niños y niñas, los pueblos indígenas y otros colectivos vulnerables son los principales afectados.
A los desastres naturales hay que añadir aquellas causas, también antropogénicas, que se relacionan directamente con el desplazamiento humano. A escala mundial se desarrollan muchos conflictos socioecológicos que están relacionados con la intensificación de la lógica depredadora del capitalismo, que se sustenta en un modo de vida consumista del Norte global y se caracteriza por la acumulación basada en la desposesión de bienes y servicios en las zonas empobrecidas del planeta para el enriquecimiento y mantenimiento del bienestar de unos pocos.
Estos conflictos surgen a raíz de la extracción de recursos naturales, acaparamiento de tierras, instalación de megaproyectos (represas), contaminación por prácticas industriales nefastas, entre otras, que generan un número cada vez mayor de desplazamientos forzosos. Esta expulsión de las comunidades viene acompañada de una violencia inusitada por parte de los intereses privados en connivencia con las estructuras de poder. El mismo Banco Mundial que gestiona la deudas externas que estrangulan a los países empobrecidos y que financia buena parte de las represas que afectan a los ríos más importantes, reconoce que cerca de 100 millones de personas habían sido ya desplazadas por la construcción de represas.
El Banco Mundial publicó en 2018 el informe Prepararse para las migraciones internas provocadas por impactos climáticos en el que sostiene que, a menos que se tomen medidas urgentes de acción climática, para el año 2050 en África al sur del Sahara, Asia meridional y América Latina más de 140 millones de personas podrían verse obligadas a migrar dentro de sus países.

Capitalismo y desplazamientos
Tanto los desplazamientos provocados por los efectos del cambio climático como los que son consecuencia de conflictos socioecológicos, encuentran entre sus causas el sostenimiento del actual modelo socioeconómico capitalista. Por ello, existe una clara y directa relación entre los desplazamientos forzosos y la expropiación de recursos locales básicos, minerales y agrícolas, principal sostenimiento de los países ricos, a manos de las grandes corporaciones transnacionales al servicio del modelo consumista del Norte global.
Las políticas y las prácticas productivas insostenibles son las que causan, principalmente, la degradación ambiental y son responsables de violaciones de los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales y el desplazamiento forzado de cientos de miles de personas cada año. Esta lógica depredadora colonial viene acompañada en los últimos años de un refuerzo en las fronteras que busca una deshumanización de las comunidades desplazadas, desposeyéndolas del derecho a la vida.

La organización Oxfam acaba de presentar el informe Obligadas a abandonar sus hogares, sobre personas desplazadas por razones climáticas. Con datos de 2008 a 2018, señala que en la última década los desastres por el clima han sido la principal causa de desplazamiento interno, obligando a millones de personas a abandonar su hogar.

Notas:

(1). Julie-Anne Richards y Simon Bradshaw: Desarraigados por el Cambio Climático: La necesidad de responder al aumento del riesgo de desplazamientos. Oxfam Internacional. Nov. 2017

(2). Beatriz Felipe: La degradación ambiental, el cambio climático y las migraciones. Encrucijadas. Revista Crítica de Ciencias Sociales. Vol. 11. 2016

(3). Internal Displacement Monitoring Centre y Consejo Noruego para Refugiados: Informe mundial sobre desplazamiento interno 2018 (GRID 2018).

(4). Associazione A Sud e CDCA, Centro Documentazione Conflitti Ambientali: Crisi ambientale e migrazioni forzate. Nuovi esodi al tempo dei cambiamenti climatici, 2018.

____________________

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html