Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | November 13, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

La mentira, el negocio de la seguridad y el fascismo, aliados objetivos - ¡Zas! Madrid

Domingo Sanz

He oído las mentiras de Vox sobre el binomio emigración/delincuencia. Por eso he acudido a la verdad que se contiene en el cuadro con los datos del Ministerio del Interior

Hoy estamos más cerca de un “fascismo siglo XXI” que cuando gobernaba Obama, por poner un nombre equivalente al de Trump en cuanto a poder global. El blanco es un ejemplo, que deseamos sea insuperable, del uso continuado de los insultos y las mentiras contra cualquier adversario que, en su boca, será siempre “el enemigo”. Y también del abuso de las posiciones dominantes contra el débil. Sus dos principales pautas de comportamiento durante esta vida que nos ha tocado sufrirle.
Entre nosotros, Vox es el partido que inmediatamente ha apostado por conseguir que los medios lo identificaran como el mejor aliado de Trump, hasta el punto de que los enviados por el americano para debilitar Europa, fortaleciendo a los partidos ultras derechistas que proliferan en Italia, Alemania y otros países, no han dudado en declarar que Abascal es su hombre de más confianza en España, aunque han indicado que “también” se reunirán con Casado. Mientras, nos preguntamos que puede significar “dura”, o “durita”, si esa opción existiera, cuando el líder de Vox acusa al del PP de ser la “derecha blandita”.
Soy de los que defienden que el eje del mensaje de Vox, para proliferar en Andalucía muy por encima de lo que anunciaban todas las encuestas, ha sido el del binomio inmigración/delincuencia. El asunto Catalunya no ha estado tan presente en su lista de odios y simplezas electoreras por una cuestión muy sencilla: el monopolio del anti independentismo se ha fundamentado por parte de PP y Cs en la defensa de la Constitución, y las reformas que propone Vox son incompatibles con el texto del 78.
He leído artículos desmontando las mentiras de Vox sobre la violencia de género, o sobre la inmigración, en este caso desde el punto de vista del impacto en lo laboral pero no en relación con la delincuencia y, en cambio, sí he escuchado a Abascal agitar insistente ese muñeco. Por eso, he acudido a la verdad que se contiene en el cuadro con los datos de delincuencia de los años 2010 y 2017. 
La información es de total confianza, pues procede del Ministerio del Interior. Se trata de un organismo que, si tuviera algún interés en falsearlos, no podría ser a la baja, pues Hacienda podría aprovechar para recortar su presupuesto.

Cuadro con los datos de delincuencia de los años 2010 y 2017, del Ministerio del Interior.

Cuadro con los datos de delincuencia de los años 2010 y 2017.

Ni uno solo de los epígrafes anotados en las estadísticas: robos, hurtos o sustracción de vehículos, han aumentado en el periodo 2010/2017. Ahora es cuando nos sorprende la incoherencia entre el esfuerzo inversor en publicidad de ciertos sectores empresariales y sus expectativas de negocio.
Que sepamos, las empresas que venden alarmas e inundan nuestros oídos con un alarmismo desaforado de miles de anuncios que diseñan como si fueran noticias, han de cumplir también con la ley de la oferta y la demanda o, si sobreviven, es que hay gato encerrado. Y, cuando el negocio baja, si aumentan las ventas es porque distintos fenómenos se cruzan y fabrican una más de las burbujas, que cuando estallen nos llevarán al infierno de hielo sin dinero para calefacción, ni tampoco para seguir pagando las cuotas mensuales de la seguridad familiar.
Abriremos uno de nuestros habituales paréntesis constructivos para proponer a los creativos publicitarios que, en los códigos éticos que dicen que cumplen, se “autoimpongan” un respeto mínimo por la verdad: La inevitable deformación publicitaria de la realidad podría resolverse con una frase de inserción obligatoria, como en el caso del tabaco, pero que dijera algo parecido a lo siguiente:
“Antes de comprar cualquiera de estos productos de seguridad, compruebe las estadísticas de delitos del Ministerio del Interior”.
De esta forma, estas empresas seguirán colaborando objetivamente con los partidos fascistas, y otros de derechas más o menos autoritarias, en su obsesión por divulgar masivamente la inseguridad, es decir, el miedo, entre la ciudadanía, aunque lo harán con la conciencia tranquila, al haber advertido a los usuarios de que quizás estén haciendo una tontería.
Hablando de fascismo, me ha gustado mucho el artículo titulado Vox siempre ha estado ahí, firmado por Antoni Aguiló, filósofo político del CES de la Universidad de Coimbra.

Sin más, por el momento, porque habrá más sobre lo mismo.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html