Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | September 22, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

La inmundicia (Cebrián, González, Juan Carlos I, Bono) - ¡Zas! Madrid

La inmundicia (Cebrián, González, Juan Carlos I, Bono)
Luis Gonzalo Segura

Empieza a ser muy complicado sobrevivir a la inmundicia de este país. En los últimos tiempos hemos confirmado que el Grupo Prisa (El País, La Ser,…) es un entramado mediático que se comporta como un poder fáctico y que está dirigido por Juan Luis Cebrián, un personaje peligroso, miserable y con maneras de pistolero. Es un capo que no acepta la crítica y tiene urticaria a la verdad, por eso tan pronto despide a Miguel Ángel Aguilar como a Ignacio Escolar. Por si fuera poco, fue su megalomanía (si es que no lo hizo a propósito) lo que endeudó y arruinó a su grupo mediático, terminando de someterlo a los poderes de este entramado mafioso que llamamos España.

Otro de los pilares de esta cosa en la que vivimos es Felipe González. Lo último de semejante inmoral ha sido grabar un vídeo a un hispano-iraní, Farshad Massoud Zandi, con el que también está relacionado Cebrián (al que donó seis millones de euros). Parece que si hay dinero de por medio, Felipe González y Juan Luis Cebrián son capaces de todo. Lo peor ya no es que sea un expresidente del país el que caiga tan bajo, lo más preocupante es lo cutre que resulta todo. Parece más propio de una película de mafiosos que de la realidad ver a Felipe González hablando a un móvil para promocionar a un hispano-iraní de tan dudoso prestigio como el suyo o el de Cebrián.

Descorazona pensar que los últimos cuarenta años han estado asentados en personas tan amorales como los nombrados o el rey Juan Carlos. Sin duda, hay pocas personas en el mundo que puedan igualarse al rey emérito en cuanto a corruptos en su familia, asuntos oscuros en su vida personal o profesional y tantas “amigas entrañables”. En muchas ocasiones, al pensar en estos y otros miserables, me preguntaba el motivo por el que no tenían ningún reparo en relacionarse con la escoria de este mundo, cuestión que queda resuelta con las informaciones de estos últimos años. Por poner un ejemplo, los tres personajes nombrados tienen personas cercanas a ellos en los Papeles de Panamá.

Recuerdo que me indigné mucho cuando José Bono, José Luis Rodríguez Zapatero y Trinidad Jiménez, la que nunca ficharía por una gran empresa, afirmaron y apoyaron aquello de que nos unía mucho a la Guinea de Teodoro Obiang (“no se puede ignorar lo que nos une, que es muchísimo más de lo que nos separa”). A tenor de las últimas informaciones, no me queda más remedio que darles la razón. Nos unen más cosas de las nos separan de Guinea: nuestros dirigentes. Los que dirigen nuestro país blanquean el dinero en los mismos paraísos fiscales y están metidos en los mismos negocios sucios que los que dirigen Guinea. Así pues, no es que nuestros dirigentes se relacionen con la escoria del mundo, nuestros dirigentes forman parte de la escoria del mundo.

Esta cuestión es muy importante porque son muchos los que todavía piensan en conceptos como patria, nación, unidad, himno, bandera, constitución…, y no se han dado cuenta que todos esos elementos son una distracción con la que esconden la verdadera realidad. Si aceptamos que los poderosos están saqueando el país y que son capaces de vender a cualquiera de nosotros o a todos nosotros por un pedazo del pastel, conseguiremos encontrar sentido a las noticias que se publican.


Por ejemplo, esta semana hemos sabido que la Guardia Civil ha gastado 3.000 euros en cubiertos de plata mientras sus agentes están sin chalecos antibalas. Supongo que será para las paellas del coronel Tejero, hijo del golpista, con las que conmemora el 23-F o las que toman los generales que usan los helicópteros militares para ir a las Fallas. También, en un insulto más, se ha hecho público que el ministerio de Defensa ha gastado 600.000 euros en el mantenimiento de un campo de golf al tiempo que los militares discapacitados son expulsados y tratados como desechos. Duele comprobar el trato tan degradante y deshumanizado reciben los militares que han sido víctimas de una enfermedad, un accidente o una negligencia de los altos mandos.

Ojalá lo conocido en los últimos años sirva a los ciudadanos, guardias civiles y militares incluidos, para elegir bien la próxima vez, porque la patria no son las cucharillas de plata o las pelotas de golf, la patria es tratar con humanidad a los discapacitados, con dignidad a los soldados e imponer los derechos humanos y el derecho internacional en la conducta y la participación de los militares y los ejércitos. Más allá de las palabras, ello supone la categoría de funcionario para la tropa, una pensión digna para los discapacitados, mayor formación de la milicia y garantías constitucionales para un uso ético de los ejércitos.

Tenemos que impedir que este país siga siendo un gigantesco vertedero de basura del que se alimentan los carroñeros. No podemos rendirnos, se lo debemos a las siguientes generaciones y a nuestra propia salud física y mental. Es imposible seguir respirando entre tanta ruindad y tanto miserable, que no se nos olvide el 26-J.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html