Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 14, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Javier Morales reivindica otra mirada hacia el mundo animal, en su último libro - ¡Zas! Madrid

Javier Morales reivindica otra mirada hacia el mundo animal, en su último libro
Pedro M. Domene

La intensidad en El día que dejé de comer animales, de Javier Morales

Javier Morales consigue con El día que dejé de comer animales (Silex) un excelente ejercicio narrativo, que se convierte en una profunda reflexión personal a través de las lecturas y escritores de referencia que el autor irá señalando en su texto, y que convierte a la obra en una pequeña joya literaria, con un no menos acertado y agudo razonamiento crítico.

El día que dejé de comer animales es un libro breve, pero de una considerable intensidad, de un ritmo vivo y de ágil lectura. Según lo expuesto, bien podría tratarse de una mezcla de géneros, de esa intertextualidad que asegura una convivencia de géneros como el ensayo, el reportaje de investigación, la propia ficción, y en este caso un auténtico desnudo autobiográfico. Página a página, el autor consigue que nos interesemos por un tema como el derecho de los animales, y al mismo tiempo comparte con nosotros una conferencia del Nobel J. M. Coetzee en Madrid, o conversa con filósofos que son activistas como Jorge Riechman y Óscar Horta; con periodistas ambientales como Amaya Aiaín, o con la fundadora de El Caballo de Nietzsche, Ruth Toledano, entre otros muchos personajes que protagonizan algunos de los episodios/ relatos con tesis que contiene El día que dejé de comer animales.

El escritor Javier Morales, autor del libro 'El día que dejé de comer animales'.

El escritor Javier Morales, autor del libro ‘El día que dejé de comer animales’.

Javier Morales no intenta, en ningún momento, que el objetivo principal de El día que dejé de comer animales sea que debamos o podamos hacernos vegetarianos, sino despertar nuestras conciencias e implicarnos, como lectores, en esa auténtica cruzada que supone impedir el sacrificio de millones de animales en el mundo. En realidad, conocer a través de la mirada de otros cómo es la vida y la muerte de estos seres y qué impacto produce en el medioambiente y en nuestra salud la polémica cuestión de la ganadería industrial. «Un buen libro, leído en el momento oportuno, no solo puede llegar a transformarnos, como pedía Borges, sino que puede cambiar una vida, humana o no, e incluso salvarla», ha declarado el autor.

El día que dejé de comer animales muestra y señala ese compromiso que se debe despertar en la conciencia tanto individual como colectiva, y contribuye a ese conocimiento inherente humano que se convierte en un hermoso canto a la empatía hacia todos los seres vivos que pueblan la tierra, y una puerta abierta a la esperanza, a la justa recompensa de todos y cada uno de los hombres que luchan cada día contra el dolor y el sufrimiento, y/ o en defensa de los animales.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html