Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | November 28, 2021

Scroll to top

Top

No Comments

Interpretaciones de artistas actuales en torno a 'El jardín de las delicias' del Bosco - ¡Zas! Madrid

Interpretaciones de artistas actuales en torno a ‘El jardín de las delicias’ del Bosco
Emilia Lanzas

La exposición El jardín de las delicias, un recorrido a través de las obras de la Colección SOLO estará abierta hasta el 27 de febrero de 2022, en la Nave 16 de Matadero Madrid

Algunas de las obras que componen la Colección SOLO muestran en esta exposición la influencia del Bosco a través de artistas contemporáneos que revisan y redescubren su principal obra, El jardín de las delicias, desde medios y cosmovisiones actuales

Inteligencia artificial, arte sonoro, animación 3D, pintura, escultura o instalación componen la exposición El jardín de las delicias, un recorrido a través de las obras de la Colección SOLO, en donde artistas actuales como Mario Klingemann, Miao Xiaochung, Cassie McQuater, SMACK, La Fura dels Baus-Carlus Padrissa o Mu Pan aportan sus múltiples visiones en torno al tríptico del Bosco.

La pintura de Hieronymus Bosch, más conocido como el Bosco, sigue inspirando 500 años después. Su tríptico, El jardín de las delicias (pintado en el período final del artista, entre 1500 y 1516) es un prodigio de técnica pictórica y de imaginación. Desde una narratividad fantástica cargada de simbología, el pintor neerlandés expone todo un código didáctico-moral, todavía dentro del pensamiento medieval. Representaciones voluptuosas, cómicas o monstruosas que van desde la atmósfera onírica del jardín a la ensoñación macabra del infierno. La propuesta de esta exposición es mostrar reinterpretaciones en torno a esta obra.

Los autores
Enrique del Castillo hace especial referencias al mundo de los sentidos de El jardín de las delicias, a través de la creación de una banda sonora llena de sonidos de la naturaleza.

Mario Klingemann, referente en la creación con inteligencia artificial, expone The Garden of Ephemeral Details donde un conjunto de algoritmos reinterpreta el tríptico en una obra que trata sobre la percepción, la memoria y el cambio.

En El jardín de las delicias de Carlus Padrissa —uno de los componentes de la Fura dels Baus— presenta un tríptico de imágenes en movimiento, protagonizadas por treinta performers suspendidos en el aire. La banda sonora de la pieza y una plataforma vibratoria que la acompaña multiplican la intensidad de esta obra inmersiva, que equipara infierno a locura y presenta la creación como una cadena de ADN formada por cuerpos humanos.

La ceramista Laura Lasheras, conocida como Lusesita, recoge en El jardín de las delicias la historia del Génesis en un tríptico de arcilla y tela habitado por un grupo de ratones.

Cool 3D World, dúo creativo residente en Nueva York formado por Brian Tessler y Jonathan Baken, usa la animación digital en El rey de la vida para redefinir el tríptico original.

Miao Xiaochun, figura esencial del new media chino, es considerado uno de los pioneros del arte digital en su país de nacimiento. En Microcosm, el artista crea un mundo virtual donde toda la imaginería del Bosco es sustituida por referencias a la vida contemporánea, una suerte de alegoría de la vida moderna, en una instalación formada por nueve paneles.

Dustin Yellin moldea un nuevo microcosmos en Psychogeography Study 79, una espectral figura creada a partir de trozos de papel colocados entre láminas de vidrio. Cuerpos hechos a base de collage como el de esta pieza son recurrentes en la obra de Yellin, quien los describe como “cine congelado”.

En la obra Homo-?, el progreso humano se condensa en una línea de tiempo que pone en cuestión el futuro de la especie humana. Creada por Filip Custic la pieza de vídeo sitúa los hitos del progreso social y tecnológico entre dos figuras que representan Alpha y Omega. Con el uso de un signo de interrogación en el título, el artista alude a un posible futuro donde cuerpo, sexualidad e identidad sean fluidos.

Con la dualidad como clave de su obra, Dan Hernández mezcla arte prerrenacentista con estética de juegos de ordenador, creando mundos híbridos pasados por el filtro de la cultura popular. GOED, acrónimo del título del tríptico original, está inspirado en los videojuegos de rol (RPGs).

Cassie McQuater también recurre a los medios digitales para crear mundos alternativos con Angela’s Flood, un paraíso de personajes arcade femeninos. El título procede de la protagonista, Angela Belti, una musculosa luchadora de las serie Power Instinct (Atlus, para Arcade, 1993), cuya apariencia desafió el estereotipo de los videojuegos retro llenos de mujeres esbeltas y semidesnudas.

Davor Gromilovic utiliza en su obra lápices de colores para combinar la tradición folclórica de los Balcanes con la cultura pop en dibujos repletos de detalles. Utopia Panorama y Hell Panorama son obras concebidas conjuntamente que ofrecen visiones alternativas sobre el mismo espacio de ficción. En las dos obras, conectadas por un vórtice, vemos dinosaurios que conviven con hadas o torturas que tienen lugar bajo una bola de discoteca. Desde el paraíso se puede observar el terrorífico ambiente del infierno, mientras que al mismo tiempo una apertura en el inframundo nos permite ver el cielo azul de Utopía Panorama.

El artista Mu Pan en A Wonderful Day recoge la historia del Génesis y la muestra como una frenética batalla donde un ejército invasor de monos de colores lucha por el control del paraíso. Por otro lado, en Mu Pan’s Garden of Earthly Delights (El jardín de las delicias de Mu Pan) une la imaginería cristiana del libro del Apocalipsis según San Juan con relatos budistas y referencias a la cultura contemporánea.

SPECULUM del colectivo neerlandés SMACK formado por Ton Meijdam, Thom Snels y Béla Zsigmond exponen SPECULUM, presentado en tres pantallas LED que sitúan al espectador ante una despiadada representación de nuestra realidad. En Eden, los famosos crecen como si fuesen plantas enraizadas en un césped artificial; Paradise es un lugar habitado por personajes solitarios obsesionados con su propia imagen, mientras que Hell es un horripilante escenario de torturas personalizadas.

Tal vez, sería conveniente contemplar antes de ver esta exposición el gran tríptico del Bosco, en el Museo del Prado. La fuerza y la calidad de su pintura alecciona sobre el pecado y condena los vicios, a modo de la Divina Comedia. Por su parte, las obras de esta exposición —también excesivas e impactantes, como el original— realizan una crítica social, muestran un presente distópico muy alejado del carácter religioso del Bosco. Los gifs animados nos hablan, más bien, de la tortura de la repetición, a modo de maldición de Sísifo pero, aún presente la distancia de siglos, técnicas y pensamientos, las obras de todos estos artistas tratan de homenajear y redescubrir la inmensidad de un cuadro como El jardín de las delicias.



Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies