Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 14, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Campaña de Greenpeace: No más plásticos en nuestra comida

Greenpeace ha iniciado la campaña ‘No más plásticos en nuestra comida’ ©Troy-Mayne Oceanic-Imagery.
Redacción Zas Madrid

La protesta se realiza en contra del uso de los envases de plástico en los alimentos

Ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente

Greenpeace ha iniciado una campaña en nuestro país para lograr que las empresas dejen de embalar sus productos en plásticos. Todos los que lo deseen pueden firmar esta iniciativa denominada No más plásticos en nuestra comida, con el fin de que los supermercados se responsabilicen de la crisis de la contaminación por plásticos que ellos han ayudado a crear.

©Troy-Mayne Oceanic-Imagery.

©Troy-Mayne Oceanic-Imagery.

Para la organización ecologista, en tan solo unas décadas el plástico ha pasado a ser omnipresente en todo tipo de objetos y materiales. Se puede encontrar en envases de productos, en los propios ingredientes de cosméticos, en el textil de la ropa, en materiales de construcción y en multitud de utensilios y objetos. Al igual que su producción, el aumento de residuos de plástico se ha incrementado de forma dramática.
Como consecuencia de una mala gestión de los residuos o de su abandono, unos ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los mares y océanos anualmente, formando el 60-80% de la basura marina, en su mayoría en forma de microplásticos (fragmentos inferiores a 5 mm).  Dentro de Europa, más de dos tercios de la demanda de plásticos se concentran en cinco países: Alemania (24,9%), Italia (14,3%), Francia (9,6%), Reino Unido (7,7%) y España (7,4%).
La mayor parte de los plásticos se emplean en la fabricación de envases, es decir, en productos de un solo uso. En concreto, en Europa la demanda de plásticos para envases es del 39% en 2013, y en España ha ascendido al 45%6.

¿Cómo llega el plástico a los océanos?
Según el estudio de Greenpeace cuando nos deshacemos de los plásticos, estos puede terminar en un vertedero, ser incinerado o reciclado. Pero algunos acaban en las vías fluviales y en los océanos a través de los sistemas de drenaje de aguas en zonas urbanas; por el agua que fluye por los vertederos; los vertidos de basura deliberados; los residuos abandonados; los vertidos accidentales de los barcos o mediante los efluentes de las estaciones depuradoras y plantas de tratamiento de aguas residuales. El 80% de los residuos marinos proviene de tierra, mientras que el 20% restante de la actividad marítima. Debido a que el plástico es muy persistente y se dispersa fácilmente, podemos encontrar plásticos en todos los océanos del mundo, desde el Ártico hasta la Antártida. Sin embargo, se han identificado cinco zonas de concentración conocidas como “islas” de plásticos en las zonas subtropicales: una en el Índico, dos en el Atlántico (Norte y Sur) y dos en el Pacífico (Norte y Sur). Estas son zonas de concentración elevada de microplásticos. También, se pueden encontrar altas concentraciones de macroplásticos en las áreas litorales, especialmente en regiones con alta población costera con sistemas de gestión de residuos inadecuados, pesquerías intensivas o turismo elevado.
En España, cada día se abandonan 30 millones de latas y botellas que pasan a contaminar nuestro entorno terrestre, costero y marino.
El tiempo de degradación del plástico depende del tipo y de las condiciones ambientales a las que se expone (luz solar, oxígeno, agentes mecánicos). En el caso de los océanos, la radiación UV procedente de la luz solar es el principal agente que degrada el plástico. La acción del oleaje acelera este proceso y como resultado los fragmentos más grandes se van rompiendo en trozos más pequeños. Es difícil estimar el tiempo que tarda en biodegradarse el plástico en los océanos pero se considera que es mucho más lento que en tierra.

¿Cuáles son los impactos de la basura plástica?
Desde hace tiempo se ha documentado los impactos que las piezas de plástico tienen en la vida marina: enredos, asfixia, estrangulación o desnutrición (tras ser ingeridos y bloquear el estómago o intestino del animal). Recientemente, se ha puesto un foco especial en la problemática particular de los microplásticos (fragmentos inferiores a 5 mm). Ya sea porque provienen de la rotura de piezas más grandes, o porque se fabrican directamente en ese tamaño, en nuestros océanos hay billones de estos microplásticos flotando que tienen impactos incluso en las especies más pequeñas que son la base de la red trófica marina. Los microplásticos pueden ser ingeridos por la fauna marina, incluyendo el plancton, los crustáceos y los peces, y pueden causar problemas, tanto por su presencia física en el intestino como a causa de los contaminantes químicos que llevan. Incluso pueden llegar a ser pasados a lo largo de la cadena alimentaria hasta llegar a nuestros platos.
Greenpeace protesta en esta campaña por el uso de los envases de plástico en los alimentos; cuando más del 90% del plástico que consumimos no se recicla. Por esta razón, piden a los supermercados que eliminen los envases de plástico en sus frutas y verduras, que proporcionen alternativas sostenibles para comprar sus productos de alimentación y que fomenten la venta a granel.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html