Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | September 25, 2021

Scroll to top

Top

One Comment

Filosofía, heavy metal y anticlericalismo en el último ensayo de Andrés Carmona - ¡Zas! Madrid

Filosofía, heavy metal y anticlericalismo en el último ensayo de Andrés Carmona
Antonio Gómez Movellán

Andrés Carmona, como si de un prestidigitador se tratara, logra su objetivo explicando la historia de la Filosofía a través del heavy metal y como este se encuadra en corrientes filosóficas universales

La editorial Laetoli, empeñada en publicar libros que den luz, nos acaba de sorprender con una lectura muy recomendable para el caluroso mes de agosto: el libro del profesor de Filosofía, Andrés Carmona, Filosofía y heavy metal

En el ensayo se van mezclando estrofas de las canciones de grupos como Barón Rojo, Medina Azahara, Barricada, Mago de Hoz, Lujuria, WarCry y tantos y tantos otros del panorama heavy de nuestro país con citas de Aristóteles, Nietzsche o Marx.

Para Carmona, el heavy metal, a diferencia del punk que es un género ideologizado, se encuadraría en un epicureísmo universal que también tiene añoranza del mito, por eso la estética heavy es simbólicamente mitológica. En la Maldición Kcor del grupo Muro se idealiza el tiempo mitológico anterior a la religión: «Donde todo era libertad, la música a tope sin parar. Grandes orgías también. No existían las armas: todo iba bien. La música despareció y las chicas fueron violadas. Mandaban las armas. Todo acabó».


El profesor de Filosofía y escritor, Andrés Carmona, autor de Filosofía y heavy metal.

Frente al cinismo del punk, que utiliza la música como mero instrumento político, para el heavy lo importante es la música y la fraternidad de los conciertos y garitos. El heavy desconfía de la política y es radicalmente apolítico. Obús, en 1986, decía: «No creas en las promesas de un programa electoral. Acabarás en la cuneta. De ti jamás se acordarán» o aun más radical Barón Rojo que hace una descripción muy explícita del político profesional: «No quiero tu opinión ni tus consejos, paso de tu sermón de cura viejo. Tu manipulación ya clama al cielo, solo eres corrupción, mírate en un espejo». Aun siendo apolítico el heavy se compromete en causas universales como el antimilitarismo o la defensa de la naturaleza frente a la depredación capitalista. Durante la guerra de Irak algunos grupos sacaron canciones antimilitaristas. Así el grupo Saratoga, en 2003, cantaba un himno antimilitarista: «Vi brillar las banderas victoriosas. Vi reír al nuevo emperador. Vi llorando Ángeles sin techo (…). Caen del cielo lágrimas de fuego».

Tanto el heavy como el punk odian los “posers” ya que el heavy y el punk si algo son es autenticidad. Sin embargo al heavy no le importa alcanzar el éxito y la fama y para el punk la fama o el éxito son ya, en sí mismos, una claudicación al sistema que acaba con la rebeldía. Por eso el heavy puede llegar al “mainstream” y el punk lo odia. La Polla Records cantaba en el 92: «Punki de postal, punk de escaparate. Moda punk en Galerías. ¡Muy punk!».

Otra de las analogías del punk y el heavy es su radical crítica a la religión, que en el heavy metal se concreta sobre todo en la religión cristiana y contra el clericalismo. Decía Lujuria, en 2002: «Los elegidos, los ministros de Dios, no son tan santos pero viven señalando con su dedo acusador». En el punk la crítica religiosa es también política. Polla Records cantaba en 1985: «Demócrata y cristiano, podrido de dinero, inflado como un cerdo ¡como hueles! Eres un demócrata y un cristiano, eres un gusano».

La pederastia clerical es también motivo de argumento es los himnos anticlericales el mundo heavy: «Dejad que los niños vengan a rezar. Con mucho cariño que besen mi anillo. Es nuestro secreto no debes hablar. El bastón del diablo es lo que estas notando», cantaba Lujuria en el 2003.

La exaltación de Satán por el mundo heavy viene de su identificación con el Romanticismo y son un símbolo de la rebelión contra el dios dogmático y no tanto como seguidores de una nueva religión.


Para el heavy, la religión ha destruido al mito del mundo natural y lo odian a muerte. Su mundo epicúreo es destruido por la religión y el dogmatismo. El heavy pese a entroncar mucho más con el Romanticismo no desprecia la Ilustración; en Barón Rojo se pueden escuchar odas a la revolución ilustrada: «Los fanáticos vieron caer sus dogmas de terror. Dio la sensación de que habría al fin la solución y tu inspiración trajo por doquier rebelión. Pero han destronado otra vez a la diosa de la razón».


El heavy y el rock son enemigos del socialismo real ya que en la Unión Soviética y en todos los países socialistas no solo estuvieron prohibidos, sino que fueron perseguidos, pero no por eso el heavy es complaciente con Occidente, al contrario, en sí misma es una crítica a la sociedad occidental. Cabe ver el heavy cono un asunto de tribus urbanas o de modas musicales para jóvenes, sin embargo, debajo de esa estética un tanto macarrilla y de un barroquismo simbólico, encontramos un aire de rebelión radical que difícilmente lo puedes encontrar en un discurso político que, normalmente, es demagógico. La estética simbólica y musical tiene por sí en el heavy un contenido ético.


Comments

  1. Bea .’.

    Buena mezcla. jajajaja

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies