Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | August 14, 2020

Scroll to top

Top

No Comments

El relato de un hombre que va a morir, «Diario de un hombre superfluo», de Iván Turguénev - ¡Zas! Madrid

El relato de un hombre que va a morir,  «Diario de un hombre superfluo», de  Iván Turguénev
Emilia Lanzas

Nórdica Libros acaba de editar la estupenda novela corta de Iván Turguénev, Diario de un hombre superfluo, con ilustraciones de Juan Berrio y traducción de Marta Sánchez-Nieves

 

 

Diario-de-un-hombre-superfluo

Sobrecoge la sinceridad y el desapego de un hombre que va a morir. Una persona que comienza a escribir un diario el 20 de marzo de mil ochocientos y lo termina doce días después; que relata su vida con una prosa lírica y limpia, no exenta de humor, aun reconociéndose como «un hombre completamente superfluo». Superfluo con el significado de «no necesario, que está de más», pero también con el alcance de un ser romántico que se muestra algo indolente, antirracionalista; que valora la subjetividad y su conflicto interior y, sobre todo, que considera el amor como el sentimiento máximo. El hombre superfluo es lo contrario al hombre de acción. Solo el amor le dirime de la insustancialidad, solo el amor le transfigura, lejos del sentido que Hannah Arendt teorizó: «El totalitarismo busca, no la dominación despótica sobre los hombres, sino un sistema en el que los hombres sean superfluos».

A partir de esta novela corta de Iván Turguénev -inventor del calificativo que acabó consagrado como arquetipo literario- comienza el relevante significado literario, histórico y sociopolítico que denota la figura del “hombre superfluo”, antihéroe paradigmático que influyó en toda la literatura rusa decimonónica, que hizo girar en su entorno buena parte de la producción literaria de los grandes escritores como Chéjov, Gógol, Goncharov, Tolstói o Dostoievski.

Los estertores de un moribundo que, al tomar la palabra, atenta –tal vez por vez primera en la historia de la narrativa– contra su amor propio, pues lo importante de su existencia se reduce a un breve momento de fracaso.
Turguénev, a través de su narrador en primera persona, realiza una minuciosa descripción tanto de los personajes como de los escenarios, haciendo de la lectura de este texto un crecimiento sensorial.

Una oportunidad extraordinaria de leer este clásico –tan actual en su ausencia de epicidad-, en la edición ilustrada de Nórdica.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html