Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | August 3, 2020

Scroll to top

Top

No Comments

El fotógrafo Clemente Bernad ha retratado las desiertas calles del Madrid confinado - ¡Zas! Madrid

El fotógrafo Clemente Bernad  ha retratado las desiertas calles del Madrid confinado
Redacción Zas Madrid

Ante el umbral supone la primera exposición virtual del Museo Reina Sofía de Madrid

Las fotografías en blanco y negro de Clemente Bernad ya pueden verse en la web del Museo Reina Sofía

La página web del Museo Reina Sofía, www.museoreinasofia.es, nos acerca a la exposición virtual Ante el umbral, una muestra que recoge las treinta imágenes que Clemente Bernad ha tomado de la ciudad de Madrid, desde que entrara en vigor las medidas de confinamiento causadas por la pandemia del coronavirus.

Tras el cierre por la crisis sanitaria, el Museo Reina Sofía pensó en ofrecer un contenido variado a través de su web para satisfacer la necesidad de acercarse al mundo del arte desde casa. En la actualidad, la oferta virtual del Reina Sofía va desde descargas de catálogos de manera gratuita hasta conferencias en directo y visionado de múltiple material audiovisual, sumándose así a las propuestas de otros museos madrileños, como el Museo del Prado o el Thyssen-Bornemisza.

En esta situación del estado de alarma, deambulan por Madrid aquellos que quedan cuando ya no queda nadie: los que viven en la calle. El fotógrafo los examina con detenimiento como un fantasma que merodea por esa especie de atmósfera en la que ha quedado convertida la ciudad. La muestra ofrece lugares y espacios de una ciudad deshabitada. Las personas que viven en la calle, las colas en los supermercados, lugares turísticos vacíos y otros escenarios con fuerte carga simbólica como el cementerio de la Almudena.

Como indica la web del museo: «Desde que la pandemia se instaló en Madrid y obligó a la gente al confinamiento, el fotógrafo Clemente Bernad ha realizado a diario el mismo ritual: cruzar el umbral de su puerta, recorrer la ciudad, fotografiar lo que en ella encuentra y regresar a casa con imágenes del exterior. Esta práctica, que en un contexto normalizado no tendría mayor relevancia, se convierte en estos momentos en una especie de viaje al inframundo. Las calles que hoy transita Bernad no son las de ayer. Aunque parezcan las mismas, hay una atmósfera que ha transformado un ámbito familiar en un lugar extraño. Observamos esa extrañeza al ver espacios habitualmente llenos convertidos en zonas por completo vacías, como si el tiempo de una larga noche hubiera anidado en las entrañas de la ciudad y no la soltara. El fotógrafo camina entonces por paisajes conocidos como si estuviera pasando por un arrabal o un callejón oscuro, un territorio donde los límites y las distancias se desdibujan y se vuelven amenazantes. Es por eso que cruzarse con alguien bajo este estado de ánimo genera síntomas de sospecha y miedo, movimientos corporales hacia el repliegue o la huida. La ciudad convertida en umbral».

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html