Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | September 29, 2020

Scroll to top

Top

No Comments

'Bill Viola. Espejos de lo invisible', en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid - ¡Zas! Madrid

Redacción Zas Madrid

La exposición Bill Viola. Espejos de lo invisible ha sido prorrogada hasta el 10 de enero de 2021

«Mi material no es el vídeo, ni la cámara. Es el tiempo»

Bill Viola

La muestra ofrece un amplio recorrido por la trayectoria del videoartista Bill Viola (Nueva York, 1951) cuyas obras se caracterizan por su sustrato místico y espiritual, por su cualidad pictórica y por el carácter hipnótico de sus imágenes

Bill Viola. Espejos de lo invisible recoge una selección de más de veinte obras significativas. La exposición abarca piezas de los setenta en las que Viola explora, usando su propio cuerpo, las posibilidades que puede ofrecer la imagen electrónica, hasta la actualidad con vídeos donde incorpora la tecnología más novedosa para realizar producciones complejas con actores y sofisticados efectos de cámara, como el uso del slow motion o el montaje en bucle.

En sus primeras obras, Viola deja constancia de su interés por la noción del tiempo, ejemplo de ello son The Reflecting Pool (1977-79) o Incrementation (1996), un autorretrato que va contando cada una de sus respiraciones, donde el artista se enfrenta a su propia mortalidad. También se aprecia esa fascinación por el tiempo en Heaven and Earth (1992), donde confronta, a través de un rostro de una anciana y un recién nacido, las etapas de la vida y la muerte.

El agua es otro de los elementos recurrentes en su obra como representación del renacer. En Ablutions (2015), Viola muestra en un primer plano ralentizado un hombre y una mujer lavándose las manos como acto purificador y en Self Portrait, Submerged (2013) el artista yace en un río con los ojos cerrados. En ambos vídeos, el agua se muestra como elemento esencial de vida, de cambio.

La inspiración en el arte del pasado, y especialmente en el Renacimiento italiano, así como las influencias de tradiciones espirituales como el budismo zen, el poeta sufí Rumi o el misticismo cristiano, especialmente San Juan de la Cruz, se recogen también en estas videoinstalaciones. Desde la alusión a los retablos eclesiásticos en Catherine’s room hasta las multipantallas de la serie Mártires en las que a través de cuatro vídeos contrapuestos se muestran los elementos tierra, aire, fuego y agua.

Bill Viola transmite momentos decisivos del ser humano en los que se produce una vivencia trascendental. Los recorridos suceden en espacios cerrados y neutros, con una luz tenue y azulada, en donde el silencio o los sonidos ambiente crean una atmósfera entre meditativa y onírica, experiencial y transformadora.


Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html