Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | November 22, 2019

Scroll to top

Top

No Comments

'Andar por el aire', de Julio Jurado: las digresiones de la vida, los imprevisibles derroteros - ¡Zas! Madrid

‘Andar por el aire’, de Julio Jurado: las digresiones de la vida, los imprevisibles derroteros
Emilia Lanzas

Andar por el aire, libro de relatos de Julio Jurado

Andar por el aire no es exactamente volar, sino más bien deslizarse en el límite preciso entre el suelo y el abismo. Es deambular entre la sustancia y lo etéreo, sobrevivir sobre la materia para no caer en la inconsistencia.

 

 

andarporelaire

Andar por el aire no es volar pero sí es, en cierta manera, poseer la sublimación del ángel, manifestar la contraposición de los principios adversarios que coexisten: bondad, perversión; amor, muerte. Como el Ángelus Novus de Paul Klee, según Walter Benjamin:

“… Desde el paraíso sopla un huracán que se ha enredado en sus alas y que es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán le empuja irrefrenablemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras que los montones de ruinas crecen ante él hasta el cielo…”.

O como dice el propio Julio Jurado:

“Andar por el aire sin nada a lo que aferrarse”.

 

 

 



El escritor madrileño Julio Jurado.

El escritor madrileño Julio Jurado.

El aire, el hálito vital creador: la palabra. Los veinte cuentos que configuran este libro construyen toda una cosmogonía que recrea el reverso de la cotidianeidad en el que el caos no está ni mucho menos excluido, porque de él somos parte y a él contribuimos. Desde un humor sarcástico, la existencia –que siempre coexiste con lo imaginario- es planteada en todos sus abismos.

La realidad revelada del sueño, la carnalidad presente, la sangre. Cada una de las partes del cuerpo, los dedos, los ojos, los brazos, nos pueden llevar a la pérdida. Ten cuidado por dónde pisas, nos habla de esa línea insignificante que no separa del otro lado, de la amputación que crea la diferencia, que aumenta las reacciones emotivas, que lleva a los personajes al mundo de los villanos. Y la otra amputación, su reverso, que supone el desprendimiento más cruel para ajustarnos a la norma y a la alienación.

La familia, esa conjunción perversa que sustenta lo impuesto, es desenmascarada en cuentos como “El constructor no se queda a cenar” o “Futuro imperfecto”; las parejas que cohabitan en la misma imposibilidad, como en “La taza que no me gusta”; la autoridad castradora en “El don de la hija” o, de nuevo, “Futuro imperfecto”…

Si el cuento es acontecimiento puro y lo verosímil no existe, las historias de este libro desembocan en lo surreal, en desenlaces ocultos. Con un lenguaje que se ajusta a lo narrado, sin retórica alguna, pero con un ligero toque poético, con una leve ternura, Andar por el aire expone las enormes digresiones de la vida, el combate continuo, la búsqueda que nos lleva por imprevisibles derroteros.

 

 

 

 


Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html