Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | May 26, 2022

Scroll to top

Top

No Comments

'Alquimia y religión. Lo oculto en los siglos XVI y XVII' - ¡Zas! Madrid

‘Alquimia y religión. Lo oculto en los siglos XVI y XVII’
Emilia Lanzas

La locura de los alquimistas esconde una gran enseñanza todavía vigente

En esta edición revisada, Raimon Arola amplía el volumen original con sus investigaciones acerca de “lo oculto”



Para los profanos en la alquimia, esta nos connota un mundo oculto entre la hechicería y la protociencia pero, como nos muestra Alquimia y religión, de Raimon Arola, la alquimia es un compendio de conocimientos y potencias con numerosas vertientes. Filosofía, espiritualidad, arte, medicina…: una sabiduría necesaria.

En aquella primera edición, publicada en 2008, Raimon Arola ya indicaba que la idea originaria había surgido en torno a una serie de reflexiones sobre los símbolos alquímicos del siglo XVII; pero, sobre todo a partir del estudio de los textos clásicos, el autor se dio cuenta de que dichos símbolos se acercaban a la religión: de esa dialéctica entre alquimia y religión surgió Alquimia y religión. Lo oculto en los siglos XVI y XVII. Aunque los conceptos de dios o religión están directamente relacionados con la espiritualidad, con lo trascendente, con lo sobrenatural, con la mitología. De hecho, la unión primera de la alquimia fue con los dioses griegos y egipcios, es más, «el primer dios que aparece en la Teogonía es el Caos… », y, «en opinión de los alquimistas, la creación surge de la tierra sin intervención del Creador».


Sobre lo que nos pueden aportar los alquimistas en este siglo XXI, Raimon Arola afirma que la respuesta es tan variada como las diversas alquimias que existieron. Actualmente, los estudios sobre la tradición alquímica realizan una clara división: «la diferencia entre lo que se denominaba alquimia antes del siglo XV y lo que se la consideró después». La alquimia antigua está unida a las ciencias, mientras que a partir del Renacimiento, y especialmente, a partir de Paracelso, la alquimia se implicó en el pensamiento, en el espíritu y en el cuerpo, aportando las múltiples facetas de la ciencia hermética que llega hasta la curación de enfermedades, la corporificación del espíritu y la espiritualización de la materia. También, como indica Arola citando a F. Yates en su libro Giordano Bruno y la tradición hermética, «Yates percibió la profunda relación entre el arte y la magia que se dio en el Renacimiento».


A partir de la lectura de Alquimia y religión. Lo oculto en los siglos XVI y XVII, de Raimon Arola, la alquimia adquiere una dimensión que nos sorprende a los no iniciados. Aquello que nos envuelve, nos transfigura, que nos concierne aunque no seamos capaces de verlo. «Lo oculto no deja de ser, paradójicamente también, la gran epifanía cuando lo sobrenatural aparece en el tiempo natural. Según los alquimistas esta manifestación es posible en tanto que lo sobrenatural ya está en lo natural y, por consiguiente, no es tanto una transcendencia como una inmanencia, o, en todo caso, una reunión de ambos principios.




Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies