Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | October 18, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

Violencia y machismo extremo en las series de televisión - ¡Zas! Madrid

Violencia y machismo extremo en las series de televisión
Rosa Blas Traisac
  • On 3 septiembre, 2014
  • https://www.filmin.es/directora/rosa-blas-traisac

Superávit de testosterona

Primera Parte

Cuando fijas tu atención en series de televisión con superávit de testosterona: Los Sopranos, Justified, Ray Donovan, Boardwalk Empire, Sons of Anarchy te das cuenta que hay mucha violencia, muchas putas, a veces mucho sexo, pero ni hombres ni mujeres felices.

Es una conclusión muy clara que hay que establecer desde el principio para profundizar en su estructura, en su ideología. Los rostros de los protagonistas, a medida que avanzan las temporadas, se acaban llenando de tristeza. Sus andares asumen la derrota. El paso del tiempo les recuerda que han perdido toda esperanza de reconquistar su vida. Algunos de ellos llegan a susurrar que quieren dejarlo pero ninguno lo consigue…

 

 

 

Protagonistas de la serie Los Sopranos.

Protagonistas de la serie Los Sopranos.

Resulta muy curioso la tendencia que tienen los protagonistas de estas series de televisión a explotar garitos donde se practica la prostitución de mujeres. Muchas putas acaban siendo sus amiguitas o amantes que cohabitan con las señoras oficiales. Muchas de ellas mueren en encontronazos con la policía, otras bandas y algunas en las propias manos del amante/asesino. Algunos protagonistas deambulan entre la estrecha franja que separa el bien del mal, Ray Donovan. Otros actúan bajo el amparo de la ley, Justified, pero siempre muestran un mundo de violencia, ajustes de cuenta y machismo extremo.

El primer mandamiento de todas sus tramas es: no te preocupes nos encargaremos de todo. Nadie asume un error. Todos intentan ayudar a los miembros de su banda, que tienen el permiso para hacer lo que quieran, incluso matar por error, locura o venganza. Pueden pisotear los sentimientos y vidas ajenas sin permitirse el más mínimo remordimiento. La justificación siempre es la misma: proteger a los suyos. Ahora, si alguien de otra banda se equivoca o deciden que eres un estorbo en sus planes de expansión económica supone una licencia inmediata a realizar un ajuste de cuentas.

Uno de los momentos más duros que he visto en una serie forma parte de Los Sopranos. En el club donde tienen la sede siempre hay mujeres desnudas bailando sobre el mostrador en una barra vertical. Uno de los mafiosos, uno de lo más desagradable, práctica sexo con una chica, su amante fija, en un reservado. La chica le hace una felación mientras otro hombre se entretiene con ella en un interminable y desagradable coito anal. En la siguiente secuencia nos enteramos que la puta está embarazada del mafioso. Ella tiene la absurda esperanza de retirarse y vivir con “su hombre”, en un precioso chalet unifamiliar de cualquier zona residencial. El mafioso por supuesto tiene otros planes. En un ataque de ira le mata, de una manera cruel y gratuita. El resto de compañeros, encabezados por Tony Soprano, sienten su asesinato, piensan que su compañero está perdiendo los papeles. La entierran con respeto, van a casa, comen o cenan espagueti y vuelven al club como si nunca hubiera pasado nada. Cuando ves este capítulo sientes un deseo casi irrefrenable de suicidarte… Por supuesto no lo haces, te conformas con ir al servicio y vomitar.

Otro momentazo está en la serie Justified, una viuda coraje con tres hijos varones, reflexiona ante una huérfana de 15 años. “Cariño, lo entenderás cuando seas madre, haces cualquier cosa por proteger a tus hijos, aunque sepas que está mal hecho”. Claro lo que se guarda para sí misma es que la niña es huérfana gracias a ella. El espectador lo sabe; ha visto el asesinato del padre, un asesinato vil, por la espalda y…odias a esa mujer con todas tus fuerzas. En esta serie se ve muy claro que la pobreza y la incultura son una puerta directa al horror, sin apenas posibilidad de reinserción. No hay nada peor para la humanidad que hombres sobrados de testosterona y faltos de cultura.

Ray Donnovan es un hombre hermético. Descubres, casi al final de la temporada, que él y sus hermanos sufrieron abusos sexuales siendo niños en la parroquia del barrio, justo cuando acababan de perder a su madre. Su padre es el ejemplo de todo lo que no debe de ser un progenitor, pendenciero, mujeriego, jugador… Pero Donnovan es un hombre fuerte que ha sido capaz de construir una familia. Es padre de dos hijos adolescentes y su mujer es atractiva e interesante. El tiempo empieza a crear fisuras en su matrimonio. La mujer quiere saber más cosas de su profesión, una profesión con un lado oscuro que la obliga a un aislamiento social. Por decirlo de una manera suave, la señora Donnovan es rica pero casi lo tiene que llevar en secreto. El sexo no resuelve las cosas entre ellos como lo hacía en los primeros años de relación. En un momento donde la crisis se agudiza, nuestro protagonista se delata con este precioso dialogo. “En el fondo no te importa nada, solo quieres que te folle”. Una pena que la señora Donnovan no sea capaz de levantarse, abandonar el lecho marital y empezar una vida donde ella sea la protagonista y no solo la chica que vive en la jaula dorada que ha diseñado el macho, supuestamente, alfa.

 

 

 

 El actor Liev Schreiber, protagonista de la serie norteamericana Ray Donovan.

El actor Liev Schreiber, protagonista de la serie norteamericana Ray Donovan.

La actriz Patricia-Arquette, en su personaje de Sally.

La actriz Patricia-Arquette, en su personaje de Sally.

Steve Buscemi, Nucky, en Boardwalk Empiere, en la última temporada de la serie llama a su amiguita, una magnifica y robusta Patricia Arquetti, y le confiesa que quiere dejarlo todo e irse con ella a Cuba. Nucky está harto de su vida, presiente su final y decide intentar adelantarse pero le detiene la policía cruzando la frontera. Los temas pendientes de los diferentes negocios, garitos y relaciones con sus colaboradores nunca le dejan respirar un poco de paz. Se morirá en una trampa, en un enfrentamiento de bandas, en un tiroteo de con la policía pero no en una cama cubana.

 Sí, cerramos hablando de Sons of Anarchy. Llevo meses intentado escribir sobre esta serie, pero algo me lo impedía. Presentí, era tan evidente, que Tara, Maggie Siff, iba a morir en esta temporada y ese presentimiento me paralizada. Ya ha muerto, puedo escribir. Dudaba ¿Sería JAX, Charlie Hunnam el asesino? lo descarté nada más empezar el último capítulo de la 6 temporada. Jax volvía a escribir y cuando escribe conecta con lo mejor de sí mismo, además, está vez, escribía recostado sobre la tumba de su padre. No, no iba a ser él, pero era inevitable admitirlo: desde que era el líder de la banda ha dejado de escribir su diario y se ha convertido en otra persona, ni siquiera Tara le reconocía. Pensé durante unos instantes que tal vez los guionistas iban a salvarla, pero seguía oliendo a cadáver y empecé a tener en cuenta otras posibilidades: alguien de la banda, la policía, un accidente, pero los escritores americanos son muy profesionales y encontraron la mejor solución… a Tara la mata Gemma, Katey Sagal, la madre de Jax. Pero rebobinemos y empecemos por el principio.

Sons of Anarchy representa como ninguna otra serie la cultura de la violencia, del poder, del domino, de la impunidad. Es una banda de moteros del norte de California. Todos recorren las carreteras americanas con sus tuneadas Harley Davidson. Hay jóvenes que se incorporan a la organización pero la mayoría de sus miembros rozan la tercera edad y siguen comportándose como unos jovencitos que acaban de abandonar el instituto por no superar la secundaria. Muchos de ellos son feos, sucios y desagradables. Son el tipo de hombre que una buena madre te enseña a mantener lejos de tu vida, de tu cama y de tu dinero. La banda controla el tráfico de armas, tiene varios clubs de alterne, reniega de las drogas, esta característica les hace creer que se merecen el cielo,   tienen una extraña y larga relación con el IRA y una rivalidad o lucha por el control con otras bandas de la zona, mexicanos, negros, chinos… El personaje más interesante de estos moteros, sin dudarlo, es el protagonista, Jackson “Jax” Teller.

Si me permitís un chiste, diría que si Angelina Jolie le hubiera conocido antes que a Brad Pitt, sin ninguna duda, Brad no hubiera sido el padre de sus hijos. Bueno, si Charlie hubiera querido, porque ha demostrado que es un hombre que sabe decir que no, y sino le preguntan a los productores de Fifty Shades of Grey. Jax es rubio, muy guapo, con un look underground irresistible. El prota de Sons of Anarchy es un cebo perfecto para caer en la trampa y saltarte la regla de mantenerte lejos de los consejos de tu madre y de cualquier advertencia que te dicté tu sentido común.

Jax podría haber sido un buen tipo pero sus circunstancias y antecedentes familiares no le dan ninguna oportunidad. Su padre fue el primer jefe de la banda y eso le convierte en un príncipe heredero con una extraña relación con la reina regente, su madre. Lo más interesante de la serie es el triángulo protagonizado por Jax, Tara y Gemma. Es casi una estructura de literatura clásica, un drama Shakespeariano. Gemma y Tara representan dos tipos de mujeres, antagonistas por naturaleza. El bien y el mal.

Tara tiene una prometedora carrera como cirujana, es guapa, es joven pero sé la escapa el control de su vida por la pasión que siente hacia Jax y la relación con el Club. Ella comete dos graves errores: creer que la conexión que hay entre ella y Jax podrá con cualquier dificultad, con cualquier problema y meterse en su mundo e intentar modificar las cosas desde allí. Se arriesga de una forma suicida por salvar a Jax. Una lesión en su mano derecha, producida en esta batalla, la obliga a dejar la medicina adhiriéndola para siempre a las reglas de supervivencia del club. Su vida queda relegada al papel de madre y esposa, atrapada en una pesadilla de la que no logra escapar. La historia de Tara y Jax es tan triste… Su derrota está llena de dolor. Son como Romeo y Julieta entre escoria humana.

Gemma sabe cuál es el punto débil de los hombres y lo utiliza para manipularles. Dota a los hombres de poder, poder aparente, porque ella lleva las riendas de la situación; es la verdadera jefa. Se convierte en una ventrílocua que manipula a su marioneta hasta que les convierte en un monstruo. Ella manda desde el escondite que la ofrece su familia aunque aparente ser solo una esposa y una madre. Sobre sus hombros reposan sus dos maridos muertos, por supuesto asesinados por el propio club, y a partir de la 6 temporada, la muerte de Tara. Por supuesto, no se entrega a la policía. No sé suicida, llora, sabe que esta vez ha llegado muy lejos. En la 7 temporada Jax tendrá que decidir si da la orden de matarla y nos queda ver si Gemma aceptará la decisión con tanta deportividad como cuando ella manipula a los jefes del club para asesinar a otras personas, la mayoría de las veces para preservar la integridad y supervivencia del club. Ahora el club está hecho añicos y ella ha quedado desnuda ante el espectador, ante su hijo, ante ella misma y nos damos cuenta que ella es igual que los monstruos que ha ayudado a crear. Hay un dialogo en boca de su segundo marido que refleja su personaje: -Gracias por centrarme y dotarme de poder, sin ti no lo había logrado. Por supuesto eso lo dice unos cuantos capítulos, unas cuantas temporadas antes de ser asesinado por el propio club.

 

Personajes protagonistas de la serie Sons of Anarchy.

Personajes protagonistas de la serie Sons of Anarchy.

 

 

Superávit de testosterona

Segunda Parte

JAX, Charlie Hunnam Sons of Anarchy.

JAX, Charlie Hunnam Sons of Anarchy.

Sons of Anarchy: Llevo meses intentado escribir sobre esta serie,  pero algo me lo impedía. Presentí, era tan evidente, que Tara, Maggie Siff, iba a morir en esta temporada y ese presentimiento me paralizada. Ya ha muerto, puedo escribir.  Dudaba  ¿Sería JAX, Charlie Hunnam el asesino? lo descarté nada más empezar el último capítulo de la sexta temporada.  Jax  volvía a escribir y cuando escribe conecta con lo mejor de sí mismo, además, está vez, escribía recostado sobre la tumba de su padre. No, no iba a ser él, pero era inevitable admitirlo: desde que era el líder de la banda  ha dejado de escribir su diario y se ha convertido en otra persona, ni siquiera Tara le reconocía. Pensé durante unos instantes que tal vez los guionistas iban a salvarla, pero seguía oliendo a cadáver y empecé a tener en cuenta otras posibilidades: alguien de la banda, la policía, un accidente, pero los escritores americanos son muy profesionales y encontraron la mejor solución… a Tara la mata Gemma, Katey Sagal,  la madre de Jax. Pero rebobinemos y empecemos por el principio.

Sons of Anarchy representa como ninguna otra serie la cultura de la violencia, del poder, del domino, de la impunidad. Es una banda de moteros  del norte de California. Todos recorren las carreteras americanas con sus tuneadas Harley Davidson.  Hay jóvenes que se incorporan a la organización pero la mayoría de sus miembros rozan la tercera edad y siguen comportándose como unos jovencitos que acaban de abandonar el instituto por no superar la secundaria. Muchos de ellos son feos, sucios y desagradables. Son el tipo de hombre que una buena madre te enseña a mantener lejos de tu vida, de tu cama y de tu dinero.  La banda controla el tráfico de armas, tiene varios clubs de alterne, reniega de las drogas, esta característica les hace creer que se merecen el cielo,   tienen una extraña y larga relación con el IRA y una rivalidad o lucha por el control con otras bandas de la zona, mexicanos, negros, chinos… El personaje más interesante de estos moteros, sin dudarlo, es el protagonista, Jackson “Jax” Teller.

Si me permitís un chiste, diría que si Angelina Jolie le hubiera conocido antes que a Brad Pitt, sin ninguna duda, Brad no hubiera sido el padre de sus hijos. Bueno, si Charlie hubiera querido, porque ha demostrado que es un hombre que sabe decir que no, y si no que se lo pregunten a los productores de Fifty Shades of Grey. Jax es rubio, muy guapo, con un look underground irresistible. El prota de Sons of Anarchy  es  un cebo perfecto para caer en la trampa y saltarte la regla de mantenerte lejos de los consejos de tu madre y de cualquier advertencia que te dicté tu sentido común.

Jax podría haber sido un buen tipo pero sus circunstancias y antecedentes familiares no le dan ninguna oportunidad. Su padre fue el primer jefe de la banda y eso le convierte en un príncipe heredero con una extraña relación con la reina regente, su madre. Lo más interesante de la serie es el triángulo protagonizado por Jax, Tara y Gemma. Es casi una estructura de literatura clásica, un drama Shakespeariano. Gemma y Tara representan dos tipos de  mujeres,  antagonistas por naturaleza. El bien y el mal.

Tara tiene una prometedora carrera como cirujana, es guapa, es joven pero sé la escapa el control de su vida por la pasión que siente hacia  Jax y la relación con el Club. Ella comete dos graves errores: creer que la conexión que hay entre ella y Jax podrá con cualquier dificultad, con cualquier problema y meterse en su mundo e intentar modificar las cosas desde allí.  Se arriesga de una forma suicida por salvar a Jax. Una lesión en su mano derecha, producida en esta batalla, la obliga a dejar la medicina adhiriéndola para siempre a las reglas de supervivencia del club.  Su vida queda relegada al papel de madre y esposa,  atrapada en una pesadilla de la que no logra escapar.La historia de  Tara y Jax  es tan triste… Su derrota está llena de dolor. Son como Romeo y Julieta entre escoria humana.

 

 

Sons of anarchy.

Sons of anarchy.

 

Gemma sabe cuál es el punto débil de los hombres y lo utiliza para manipularles. Dota a los hombres de poder,  poder aparente,  porque ella lleva las riendas de la situación; es la verdadera jefa. Se convierte en una ventrílocua que manipula a su marioneta hasta que les convierte en un monstruo. Ella manda desde el escondite que la ofrece su familia aunque aparente ser solo una esposa y una madre. Sobre sus hombros reposan sus dos maridos muertos, por supuesto asesinados por el propio club,  y a partir de la 6 temporada, la muerte de Tara.  Por supuesto, no se entrega a la policía. No sé suicida, llora, sabe que esta vez ha llegado muy lejos. En la 7 temporada Jax tendrá que decidir si da la orden de matarla y nos queda ver si Gemma aceptará la decisión con tanta deportividad como cuando ella manipula a los jefes del club para asesinar a otras personas, la mayoría de las veces para preservar la integridad y supervivencia del club. Ahora el club está hecho añicos y ella ha quedado  desnuda ante el espectador, ante su hijo, ante ella misma y nos damos cuenta que ella es igual que los monstruos que ha ayudado a crear. Hay un dialogo en boca de su segundo marido que refleja su personaje: -Gracias por centrarme y dotarme de poder, sin ti no lo había logrado. Por supuesto eso lo dice unos cuantos capítulos, unas cuantas temporadas antes de ser asesinado por el propio club.

(Rosa Blas Traisac es Directora de Cine y profesora de Dirección Cinematográfica en la Escuela Cinematografía de La Comunidad de Madrid)

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html