Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | January 18, 2018

Scroll to top

Top

One Comment

Para no utilizar el término "surrealista" en vano - ¡Zas! Madrid

Para no utilizar el término “surrealista” en vano
Emilia Lanzas

Conocer el surrealismo para comprender su actualidad

El surrealismo nunca pretendió ser un movimiento artístico ni de vanguardia, sino una doctrina y una praxis que rescatase a las personas de su mediocridad simplificadora y de su dolorosa normalidad.

El surrealismo posee a día de hoy una actualidad imprescindible: su propuesta es, nada menos, que una transmutación que abarca a todo y a todos. Por eso resulta necesario conocer su esencia y una buena forma de hacerlo es a través de la lectura de este libro, publicado por la editorial Gens (con una excelente traducción de Ángel Zapata): André Breton y los datos fundamentales del Surrealismo, de Michel Carrouges.

 

 

 

 

Portada del libro "André Breton y los datos fundamentales del surrealismo.

Portada del libro “André Breton y los datos fundamentales del surrealismo.

 

 

 

El surrealismo es, principalmente, una ciencia de lo imaginario, una exploración subversiva y un exceder antinomias; una vía de salvación que orienta en cada uno de nosotros su propia transformación -hermanada en una dialéctica universal- que haga aflorar los aspectos lúcidos de la condición humana y que explore lo maravilloso “con toda su potencia de ruptura”.

Como especifica Carrouges, es la tradición hermética la piedra angular que inspira las concepciones fundamentales del surrealismo. En el centro de ellas está la idea del “punto supremo”, lugar en donde se produce el maridaje de contrarios.

Así lo expuso André Breton en su Segundo Manifiesto:

“Todo induce a creer que hay un cierto punto del espíritu donde la vida y la muerte, lo real y lo imaginario, el pasado y el futuro, lo comunicable y lo incomunicable, cesan de ser percibidos de una manera contradictoria. En vano se le intentaría buscar a la actividad surrealista otro fin que la expectativa de determinación de ese punto”.

 

 

 

 

Surrealistas, 1930 (de izquierda a derecha): Tristan Tzara, Paul Eluard, André Breton, Jean Arp, Salvador Dalí, Yves Tanguy, Max Ernst, René Crevel , Man Ray.

Surrealistas, 1930 (de izquierda a derecha): Tristan Tzara, Paul Eluard, André Breton, Jean Arp, Salvador Dalí, Yves Tanguy, Max Ernst, René Crevel , Man Ray.

 

 

 

 

Asimismo, el surrealismo es una filosofía de la acción, “un trayecto metafísico” que trata de recuperar “nuestra fuerza psíquica”, nuestro dominio sobre el destino, lo que representa la noción hermética del paraíso perdido y su búsqueda. Para levantarnos de esta caída -no atribuible a una falta cuyo fondo religioso no tiene cabida en el surrealismo, sino más bien a un “desfallecimiento del hombre frente a la ciega hostilidad del fátum”-, Breton coloca al Amor. El Amor como potencia, como “el gran aliado de la humanidad en la batalla contra su propia condición”. Y, por extensión, la poesía.

 

 

 

 

 

Cuadro de Yves Tanguy.

Cuadro de Yves Tanguy.

Junto a ellos, el comunismo y el anarquismo, el azar objetivo, la escritura automática, el inconsciente, el placer, la irrupción de lo oculto en la cotidianeidad, el deseo…, configuran el espacio mítico en donde el desarrollo del surrealismo se produce. Comprender su verdadero mensaje es iniciar la revolución total.

Comments

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies