Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 17, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Las escuetas pensiones presentes y las míseras pensiones futuras

Las escuetas pensiones presentes y las míseras pensiones futuras
Juan Guil

Jubilados de toda España marcharán sobre Madrid para exigir pensiones dignas

● Si no se cambia la política económica, en los próximos años una pensión actual de 1.000 euros se quedará en unos 600 de poder adquisitivo

● En un plazo de veinte años, los pensionistas sufrirán una bajada del 50% en las pensiones; la inmensa mayoría vivirá en la miseria

Portavoces del gobierno del PP manifiestan continuamente en los medios de comunicación su compromiso en la defensa de las pensiones y que estas no bajarán ni se congelarán; pero el hecho es que se reducen con los ridículos incrementos anuales, muy por debajo de la inflación.

Por otro lado, la reforma laboral y la política de austeridad y recortes han creado un desempleo que afecta a cuatro millones de personas, la precarización del trabajo y la reducción de los salarios y las pensiones lo han generalizado. El FMI, el Banco de España y la llamada “autoridad fiscal” anuncian la necesidad de hacer más reformas en el sistema de pensiones para reducir el déficit de la Seguridad Social que ellos mismos han creado.

En los diez años anteriores a la crisis 1999–2008, la inflación subió el 37% y las pensiones mantuvieron su poder adquisitivo, las más bajas subieron por encima del IPC. La reforma del PP aprobada por el Parlamento en 2013 decidió que la pensiones no subirían por encima del 0,25%, para contener el gasto, y en el 2019 se revisaría si el sistema es sostenible. La política laboral del PP y la reducción de impuestos a los empresarios y grandes fortunas, además del crecimiento del fraude fiscal y laboral —por la pasividad del gobierno en combatirlo— nos roban los ingresos más importantes, que generaría recursos más que suficientes para llenar la hucha de las pensiones. Estas son las causas del déficit de la Seguridad Social.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, explicaba en los medios de comunicación los buenos resultados de la política económica del PP, y que en 2019 la economía y el empleo estarán a niveles anteriores a la crisis. Lo que no explica el gobierno es dónde irá a parar el crecimiento económico. Si salarios y pensiones se siguen reduciendo y la pérdida de poder adquisitivo continúa, serán los empresarios los beneficiados, especialmente las grandes empresas y fortunas, los únicos que seguirán aumentando sus altos beneficios, como ha ocurrido en estos años de crecimiento de la economía.

Los pensionistas son una masa pasiva, y gran parte de ella vota al PP, a pesar de que con la Reforma de 2013 el PP inició el proceso de reducción de las pensiones. De hecho, si en los próximos diez años la inflación sube como antes de la crisis, tendrían una reducción de un tercio. Y si continúa con solo el 0,25% de incremento, en los próximos diez años las pensiones subirían un 2,5%, más las perdidas acumuladas estos años. Lo que podría suponer que una pensión actual de 1.000 euros se quedaría en unos 600 o 700 euros de poder adquisitivo.

Más de la mitad de la población activa —entre 10 y 12 millones de tr,abajadores— está en paro, contrato parcial o cotizan menos de 6 meses al año. Los desempleados mayores de 50 años, que empezaran a jubilarse dentro de diez años, a partir de 2027, les afectará el nuevo cálculo y la bajada de salarios actuales con bajas cotizaciones, por lo que sufrirán un enorme recorte en su pensión. Si no cambia la situación, en veinte años los pensionistas sufrirán una bajada del 50% en las pensiones; la inmensa mayoría vivirá en la miseria.

Los que nos gobiernan proclaman hacerlo en nombre del progreso, al servicio del interés general, pero pisotean la Constitución que dicen defender, así como la Carta de Derechos Humanos.

De los pensionistas depende hoy la estabilidad económica de millones de hogares, deben convertirse en actores activos en defensa de sus derechos y de su dignidad. Hay que actuar para cambiar las cosas, los sindicatos CCOO y UGT han puesto en marcha movilizaciones para principios de octubre en defensa de pensiones dignas. Van a ser meses de movilizaciones frente a la política de austeridad y recortes que se aplican a las pensiones y a los salarios. Tenemos que pasar a la ofensiva para cambiar las cosas y abrir un futuro de esperanza.

Juan Guil exsecretario general de CCOO Vallès Occ-Catalunya Central 

Submit a Comment