Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | November 13, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

La literatura inclasificable e irreverente del estadounidense Kurt Vonnegut: 'Cronomoto' - ¡Zas! Madrid

La literatura inclasificable e irreverente del estadounidense Kurt Vonnegut: ‘Cronomoto’
Emilia Lanzas

Cronomoto es la última obra de Kurt Vonnegut, escrita diez años antes de su muerte

Cronomoto es un libro que no se puede incluir en ninguno de los géneros literarios al uso; este es uno de sus primeros atractivos. Tanto su estructura: capítulos cortos sin continuidad, como su narración: mezcla de ficción y de autobiografía, le alejan del manido discurso de la novela.

Su punto de partida ya es de por sí increíble: Cronomoto es el fenómeno temporal que denomina un acontecimiento singular: el día 13 de febrero de 2001, a las 2:27 p.m., una crisis de confianza asola al universo y todo regresa al día 17 de febrero de 1991. La humanidad se ve obligada a repetir punto por punto todo lo que ya han vivido durante una década en la que se olvidan por completo del libre albedrío. Hasta que vuelve a llegar el año 2011 y la gente no sabe qué hacer con su libertad de decisión.

 Kurt Vonnegut (Indianápolis, Indiana, 11 de noviembre de 1922-Nueva York, 11 de abril de 2007) escritor estadounidense, autor de 'Cronomoto'.


Kurt Vonnegut (Indianápolis, Indiana, 11 de noviembre de 1922-Nueva York, 11 de abril de 2007) escritor estadounidense, autor de ‘Cronomoto’.

Los textos en los que Kurt Vonnegut habla de su vida están llenos de anécdotas y episodios de sus antepasados, de su experiencia mientras era soldado en la Segunda Guerra Mundial, de su entorno familiar, de su opinión sobre algunos famosos —siempre para desacralizarlos— y de sus reflexiones acerca de la estupidez de la condición humana.

Por otro lado, la parte, digamos, “ficticia”, está protagonizada por Kilgore Trout, el archiconocido alter ego de Vonnegut, un escritor de ciencia ficción que vive como un vagabundo y que destruye sus obras nada más terminarlas.

Sencillez y humor inclemente
Vonnegut no tiene piedad, y ahí se encuentra su grandeza. Su humor efervescente que ataca las grandes falsedades del siglo XX y la existencia humana no se anda con tapujos, sin autocensuras.

Asimismo, la sencillez de su lenguaje atrae de una manera hipnótica. Parece decirlo todo en su misma simplicidad: frases cortas, rítmicas, punzantes.

Su humor sarcástico, la apariencia de ciencia-ficción de sus obras y su lenguaje sencillo no le ayudaron a ser encumbrado por los tótems de la literatura. Gore Vidal llegó a decir de Kurt Vonnegut que era «el peor escritor de Norteamérica». Nada más que por esta afirmación, merecería la pena leer su obra completa. Y reírnos mucho, como lo hizo el gran Vonnegut. Y detestar con él la literatura oficial, como manifiesta en el capítulo dieciocho de Cronomoto, en boca de Kilgore Trout:

«Un indigente acostado en un catre le preguntó a Trout qué estaba escribiendo. Era el párrafo inicial de Dr. Schadenfreude. Trout dijo que era un cuento. El indigente dijo que quizá Trout pudiera sacarle algún dinero a la gente de la puerta de al lado. Al enterarse de que al lado estaba la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras, Trout dijo:
Por lo que a mí concierne, podría ser una academia de peluqueros chinos. Yo no escribo literatura. A esos monos presuntuosos de al lado sólo les interesa la literatura. Esos refinados imbéciles de al lado crean personajes tridimensionales de carne y hueso en papel impreso –continuó-. ¡Maravilloso! ¡Como si el planeta no estuviera agonizando por tener tres mil millones de personajes tridimensionales de carne y hueso!».

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html