Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | February 21, 2018

Scroll to top

Top

One Comment

La Iglesia católica continuará esquilmando a los ciudadanos españoles

La Iglesia Católica continuará esquilmando al Estado y a los ciudadanos españoles
Emilia Lanzas
  • La Iglesia Católica española es inmensamente rica, no está sufriendo crisis alguna y, además, disfruta de un verdadero paraíso fiscal al estar exenta de pagar la mayoría de los impuestos

  • Lo que la Iglesia destina a sus obras de caridad es una cantidad insignificante frente al dinero que recibe del Estado, recauda de los ciudadanos y cobra por su inmenso patrimonio

  • Un dato muy importante: cada persona residente en España, sea católica o no, lo desee o no, dedica una cuota anual a la Iglesia de unos 260 euros, unos 1.000 euros por familia

 

Damos a la Iglesia más de 13 millones de euros al mes
Según denuncia la Asociación Europa Laica, citando como fuente directa los Presupuestos Generales del Estado para 2015 (publicados en el BOE), “durante el año 2015 el Estado entregará, mensualmente, a la Iglesia Católica 13.266.216,12 euros, a cuenta de la cantidad de la cantidad que debe asignarla por la aplicación de lo dispuesto en los Apartados Uno y Dos de la Disposición adicional decimoctava de la Ley 42/2006, de 28 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2007″.
A pesar de que la Constitución Española reconoce el carácter aconfesional, la relación entre la Iglesia y el Estado español se rige en la práctica por unos acuerdos firmados en  los años 70 con el Vaticano que condicionan numerosos aspectos jurídicos, económicos educativos y culturales, y que parten de un concordato de 1956 acordado durante la dictadura franquista, y renovado en el año 1976 y 1979. Uno de los aspectos que rige este acuerdo está relacionado con los asuntos económicos. En resumen, viene a decir que, a pesar de su inmensa riqueza, el Estado tiene que mantener a la Iglesia Católica.

La Iglesia Católica no sufre crisis alguna
En España, la Iglesia Católica disfruta de un paraíso fiscal, y el Estado (tanto central como autonómico) le aporta en subvenciones directas y exención de tributos más de once mil millones de euros anuales.
Un dato muy importante: cada persona residente en España dedica una cuota anual a la Iglesia Católica de unos 260 euros, unos 1.000 euros por familia. Además, la Iglesia se beneficia de la exención de impuestos al estar libre de la mayoría de ellos, como es el caso del IBI, del IVA, de los Impuestos por Obras, del Impuesto de Sociedades, etc.  Asimismo, sus cuentas y la inmensa mayoría de los bienes que están en su poder son totalmente opacos. Esta situación es ilegítima e ilegal, hecho que es aceptado u omitido por los poderes públicos que podrían estar cometiendo diversos presuntos delitos por su complicidad. Igualmente, la  Iglesia Católica española es propietaria (o presuntamente se ha apropiado, a lo largo de la historia, de una buena parte del patrimonio que posee, por vías ilegítimas e ilegales, con el consentimiento del Estado) de 40.000 instituciones (diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, ONGS, fundaciones, universidades, centros de enseñanza, etc.) que conforman un vasto patrimonio consistente en bienes mobiliarios e inmobiliarios. Un solo ejemplo bastante ilustrativo es que posee más de 110.000 propiedades, entre lugares de culto, pisos, locales, etc. (vacíos, ocupados o alquilados a terceros, por los cuales no paga ningún tipo de impuesto, ni están declarados como negocio). Aproximadamente es propietaria del 70% del suelo habitable de Toledo, Ávila, Burgos y Santiago de Compostela, y de porcentajes menores en los más de 8.000 municipios del Estado. Además posee más de 150.000 hectáreas en tierras agrícolas (muchas de ellas son tierras muertas y sin uso); en bienes suntuarios (como el enorme patrimonio en joyas, trajes, etc.); en miles de obras de arte, participaciones en Bolsa, Depósitos, Letras del Tesoro y capital en múltiples fundaciones.
También participa en el sector financiero español (fundamentalmente en las Cajas de Ahorro) y posee numerosas empresas mediáticas, de comunicación social y editoriales.

El gran negocio del apostolado católico
La llamada Obra Pía de los Santos Lugares (fundada oficialmente en 1940) tiene numerosas propiedades rústicas y urbanas, y el Gobierno cargará 30,1 millones al presupuesto público para financiarla. Entre ellas, está San Francisco El Grande, en Madrid, pero también posee viviendas en varios países del Mediterráneo, como es el caso de Jerusalén, Turquía, Siria, Italia (algunas de cuyas viviendas están alquiladas al Gobierno español, cuyas rentas se lleva la propia Iglesia) pero, sobre todo, en Marruecos en donde posee básicamente centros de enseñanza católicos. Es evidente que la Iglesia Católica por diversas vías, de forma más o menos legítima, recibe donaciones directas de sus fieles y que, ilegalmente, se nutre (o se apropia) de diversidad de beneficios fiscales o regalías públicas y privadas, a veces, también percibe suculentos negocios de todo tipo y actividad.  Está también el caso de la actual Ley Hipotecaria que tolera que la Iglesia se apropie de forma ilegal del Patrimonio Nacional, gracias a que esta ley permite a la Conferencia Episcopal registrar a su nombre inmuebles como templos, cementerios o casas sacerdotales que carecen de títulos de propiedad. Se calcula que Iglesia católica se ha apropiado de más de mil bienes del Patrimonio cultural en España, y ahora quiere quedarse con la Mezquita de Córdoba.

Con la santa madre Iglesia hemos topado
En el ámbito de la Enseñanza, según los mismos datos investigados por Europa Laica, para el pago de los salarios y la Seguridad Social de las personas que imparten religión católica en los casi 23.000 centros de enseñanza pública y privada, se le ha da a la Iglesia la cantidad de unos 500 millones de euros.
Por otro lado, para financiar a los centros educativos con ideario propio, la cifra aproximada en el conjunto del Estado es de los 3.900 millones de euros, a través de los módulos económicos de los conciertos educativos en cada Comunidad Autónoma. La privatización de la enseñanza que se avecina, aumentará considerablemente el coste de esta financiación.
A ello hay que sumar los apoyos directos o indirectos del Estado a las universidades católicas y a sus fundaciones, así como el coste de la permanencia de capillas, capellanes y de profesorado que imparte teología, derecho canónico, etc., en las universidades públicas.

Un repaso a la supuesta caridad católica
Continuando con el artículo de Europa Laica, este aclara una gran mentira muy extendida: los obispos y una parte de la sociedad (incluso política) afirman que el Estado gastaría mucho más si tuviera que atender por su cuenta, una parte de las obligaciones educativas, sanitarias y asistenciales, incluso que el apoyo económico del Estado a la Iglesia revierte hacia el propio Estado multiplicado en más del doble.
Según esta Plataforma, esto es una opinión-trampa falsa, que responde a datos erróneos y poco rigurosos, además de que utiliza la denominada obra social de la iglesia para hacer proselitismo y política, tratando de imponer al conjunto de la ciudadanía su moral particular, en ocasiones contrarias al Estado de Derecho, a las leyes civiles y a los principios constitucionales.
El Estado puede y debería atender a la educación, la sanidad y los servicios sociales directamente, en vez de hacerlo a través de concesiones a entidades religiosas, con ello generaría más riqueza social y más puestos de trabajo, que en  estos momentos son muy necesarios. Además, cuando la Iglesia Católica hace “sus peculiares cuentas” se limita al costo del servicio directo, sin tener en consideración los costos de gestión pública. Asimismo, el Estado paga la nómina y los seguros sociales de los capellanes hospitalarios (más de 500 a tiempo completo y casi 300 a tiempo parcial), de los penitenciarios (más de 100), más el de los 85 capellanes castrenses que hay en el Ejército y que dependen del arzobispado castrense, a cuyo frente está un arzobispo con grado de general de división. Estas nóminas y sus correspondientes cargas sociales superan los 25 millones de euros anuales.

 

chiste

Ningún rico entrará en el Reino de los Cielos
Capítulo aparte son las ayudas directas a la Iglesia para el sostenimiento, reforma y conservación de su patrimonio artístico e inmobiliario acumulado, en gran medida, de forma ilícita e irregular: 280 museos, 103 catedrales o colegiatas con cabildo y casi mil monasterios; terrenos rústicos y urbanos; viviendas; y otros bienes patrimoniales como oro, piedras preciosas, joyas, cuadros artísticos de enorme valor, arte sacro, etc. Estos datos son muy complejos conocerlos en toda su magnitud, pero desde diversas fuentes se deduce que supera los 700 millones de euros anuales.

En la Plataforma Europa Laica se continúa aportando muchos más datos económicos para fundamentar el saqueo que la Iglesia Católica realiza a los ciudadanos españoles con el beneplácito de los Gobiernos de turno y de todos los poderes del Estado. Terminar con este expolio debería ser una de las principales propuestas en los Programas Políticos de los Partidos, llamados, de Izquierda.

Comments

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies