Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | October 15, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

'La Cabrera', de Francisco Cuadrado López: entre la fabulación y la memoria - ¡Zas! Madrid

‘La Cabrera’, de Francisco Cuadrado López: entre la fabulación y la memoria Francisco Cuadrado, autor de 'La Cabrera'. (Fotografía: Luis Cuadrado). Interior de la mina, en la Sierra de La Cabrera. (Fotografía de Luis Cuadrado). Restos de las instalaciones, en la Sierra de La Cabrera, Corcoya (Sevilla). (Fotografía de Luis Cuadrado). Sierra Cabrera. (Fotografía de Luis Cuadrado). Cortadura de la mina, en Sierra Cabrera. (Fotografía de Luis Cuadrado).
Emilia Lanzas

Entrevista a Francisco Cuadrado López, autor de La Cabrera

«Uso la ficción como forma de indagar en una historia que tiene dos vertientes: la situación laboral de inicios de siglo pasado y el olvido hasta casi el presente de lo que allí pasó»

Francisco Cuadrado López, autor de 'La Cabrera'. Al fondo, el paisaje de Sierra Cabrera, Corcoya, Sevilla. (Fotografía: Luis Cuadrado).

Francisco Cuadrado López, autor de ‘La Cabrera’. Al fondo, el paisaje de Sierra Cabrera, Corcoya, Sevilla. (Fotografía: Luis Cuadrado).

Francisco Cuadrado López (Corcoya, Sevilla, 1973), licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Sevilla, es profesor de Ámbito Social y Lingüístico en el Instituto Eugenio Hermoso, de Fregenal de la Sierra (Badajoz), en donde imparte la docencia a alumnos con dificultades del aprendizaje. Además de La Cabrera ha escrito un libro de viajes, Rumbo Sur, que relata un recorrido por Chile, desde la frontera peruana hasta el Cabo de Hornos, y la novela Los ríos de arena.

En Corcoya, provincia de Sevilla, existieron unas minas de hierro, que fueron explotadas entre 1840 y 1922. Un grave accidente, con muertos nunca rescatados, provocó su cierre. Hasta aquí, una parte mínima de los hechos que ocurrieron, en una historia que se ha ido mezclando, a lo largo del tiempo, con la leyenda y con los recuerdos confusos. Partes de este hecho para escribir una realidad alternativa donde transcurre la ficción. ¿Definirías La Cabrera de novela ucrónica? ¿Qué hay en la narración de verdad y qué de imaginación?
He tomado el hecho (la leyenda) como punto de partida y planteo la posibilidad de que sea cierto lo que allí pudo ocurrir; teniendo en cuenta que sería imposible saber si fue cierto o no lo que pasó, pues para ello, como bien dices, sería necesario un trabajo de rescate de los restos que allí pudieran estar sepultados, ya que el hundimiento sí existió. Los accidentes fueron reales y también sus muertos y heridos. Los medios de la época, sobre todo el Heraldo de Madrid, dieron eco de lo que allí pasó; a partir de aquí, intento hacer verosímil el relato, uso la ficción como forma de indagar en una historia que tiene dos vertientes: la situación laboral de inicios de siglo pasado y el olvido hasta casi el presente de lo que allí pasó.

Relacionado con la pregunta anterior, aparecen en la novela personajes reales con sus nombres y apellidos; la mayoría son habitantes de Corcoya, pero también, y esto me provoca curiosidad, el periodista Miguel Ángel Aguilar, actualmente editor de ahorasemanal.es. ¿Por qué has decidido incluirlo como personaje?
Me gusta, como forma de dar visos de verdad a la ficción, usar personajes que podrían ser reales, ya sean Isabel Cintas, Gil Toll, Juan Francisco Zambrana o el mismo Miguel Ángel Aguilar. En este último pensé desde el principio por ser un todo del Heraldo de Madrid, donde realizó una edición especial en marzo de 2014; de esta manera, me sirvió como vínculo entre el presente y el pasado. El Heraldo de Madrid fue uno de los diarios que más eco se hicieron de los accidentes mineros de principios de siglo en Corcoya.

Interior de la mina, en la Sierra Cabrera, en Corcoya (Sevilla). (Fotografía de Luis Cuadrado).

Interior de la mina, en la Sierra Cabrera, en Corcoya (Sevilla). (Fotografía de Luis Cuadrado).

En la parte que narras una investigación que ocurre en la época actual, el autor, el escritor y el narrador se unen en una misma persona: tú mismo. ¿Hay parte de biografía en la novela o solo eres un personaje literario?
Quizás esta sí sea la parte ucrónica de la historia. Encontré en esa mirada un yo alternativo, un yo que hubiera tomado decisiones en la vida, distintas a las que el yo real tomó; de esa forma trato de dar verosimilitud a la pura ficción. Y sin embargo, quise narrar la historia en tercera persona. En realidad, ese Francisco Cuadrado es un otro yo o un yo de una realidad alternativa o un yo que pudo ser y no fue. En el fondo, es como toda la historia, que pudo ser o no ser.

La Cabrera presenta un juego de tiempos y espacios en donde la historia va del presente al pasado; de Corcoya a Madrid o Nueva York. ¿Estas técnicas requieren una participación mucho más activa del lector?
Sin duda. Y también es un reflejo de mis gustos como lector, de mis gustos literarios personales hacia la literatura de viajes, también quizás un reflejo de mis frustraciones y anhelos y lo que no puedo hacer en la realidad lo hago en la ficción. El tiempo me interesa también como variable moldeadora de presente y destructora de pasado a través del olvido.

Restos de las instalaciones de las minas, en la Sierra Cabrera, Corcoya (Sevilla). (Fotografía de Luis Cuadrado).

Restos de las instalaciones de las minas, en la Sierra Cabrera, Corcoya (Sevilla). (Fotografía de Luis Cuadrado).

La Cabrera es un libro maquetado y editado por ti. ¿También lo distribuyes? ¿Cuál es el motivo de que hayas prescindido de editorial?
Es un “Juan Palomo” casi completo. Lo he distribuido a través de un par de librerías de Zafra (donde vivo) y de Fregenal de la Sierra (donde trabajo). Ser un escritor sin pasado y sin mochila, para lo bueno o para lo malo, no ayuda a la hora de conseguir una editorial que quiera confiar. Decidí, una vez terminada la obra, prescindir de editoriales. El mercado de la obra lo tenía claro, los amigos y colegas, la familia y los paisanos, así que lo imprimí por mi cuenta y lo puse a disposición de quien lo quisiera leer, a través de las librerías referidas y de la web www.lalibrerialternativa.es.

Soy consciente de la realidad del mundo editorial, de los muchos que escribimos, de lo poco que leemos y de lo difícil que es para gran parte del sector no perder; pero he comprobado que en este mundo, el autor y la librería son los eslabones más débiles de la cadena.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html