Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | October 15, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

La bendición del plástico, el crecimiento del PIB o por qué el presente no existe - ¡Zas! Madrid

La bendición del plástico, el crecimiento del PIB o por qué el presente no existe
Julio García Camarero

Cuando el progreso inventó los plásticos, nos convirtieron en consumistas de plásticos. En consumistas de usar y tirar. Todos pensábamos que no había inconveniente en tirar el plástico, nada más acabar de usarlo. Rápidamente nos olvidamos de la bolsa del pan, de la huevera, de la cesta de la compra, de la lechera, de la palabra “granel”, etc. Todo se convirtió, de pronto, en desechable.

En efecto, a todos nos pareció que no había inconveniente en tirarlo todo, pues el planeta y los océanos eran inmensamente grandes. Sí, es cierto, los océanos y el planeta son increíblemente grandes; pero la población humana también lo es, y crece vertiginosamente; algo se puede comprobar en el mareante reloj de Worldometers, que te ofrece estadísticas mundiales en tiempo real sobre la población.

En el año 2050 habrá más toneladas de plástico en los océanos que toneladas de peces. Esto lo supieron pronto los progresistas-productivistas del CRECIMIENTO, que siempre están bien informados pero que solamente tienen miras cortoplacistas. Y el crecimiento era lo más sagrado de todo para los miopes, o más bien fanáticos de la religión del crecimiento. Algo completamente sagrado, desde luego por encima de la vida y de la muerte de la humanidad y del planeta.

Estos cortoplacistas del crecimiento nos dijeron alegremente que “había que vivir el presente”. Tenían grandes ansias de embeberse en su fanatismo del crecimiento, a partir de los préstamos y de la creación de seudosolventes que no traían más que burbujas económicas. Pero no importaba; por encima de todo estaban las cifras macroeconómicas del crecimiento del PIB. Y nos lo creímos a pie juntillas “eso del presente”. Pero si no tienes una concepción inmovilista del mundo y de la vida, podrás comprobar que el presente no existe, hablar de él es puro engaño, él solo existe en la muerte. Es como un fotograma de la cinta de un film, como una fotografía inanimada.
Solamente existe pasado y futuro, sucediéndose cada microsegundo. Un pasado que deja, inevitablemente, su impronta positiva o negativa en el futuro. Hay que insistir en que lo del presente es solo una ficción, una desafortunada ilusión en la que hemos caído miles de millones de ilusos. Y todos estamos pagando muy caro esa ficción, ese ciego engaño con sus resultados: el cambio climático; la acelerada extinción de especies; la venta de nuestra alma de por vida a los Bancos, a cambio de una hipoteca de cuarenta años; más de 25.000 muertes de hambre en el mundo al día, el agotamiento final de los recursos planetarios, etc.

Es, precisamente, este crecimiento del PIB tan vanagloriosamente valorado como lo más indispensable es, precisamente, el que nos ha robado el alma, la vida, el futuro.
Es el que está inundando los océanos y todo el planeta de inmensa “humanidad”.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html