Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 17, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

‘Historia de una pasión’: una película fallida sobre la poetisa Emily Dickinson - ¡Zas! Madrid

‘Historia de una pasión’: una película fallida sobre la poetisa Emily Dickinson
Emilia Lanzas

A Quiet Passion (un título mucho más acertado que el utilizado en España para la comercialización de la película: Historia de una pasión), parece, en principio, una apuesta arriesgada del director Terence Davies: realizar una biopic sobre la poeta Emily Dickinson (1830-1886) de la que, prácticamente, no se tienen datos. Ante este hecho, lo acertado habría sido realizar una reconstrucción a través de su poesía y de las miles de cartas que escribió. Terence Davies, sin embargo, ha optado por el camino más fácil y, desde luego, más comercial. Centrarse en la idea de que para Dickinson  la familia era importante con el fin de mostrarnos las existencias de todas las personas que la rodearon, y con tal profusión de detalles que consigue que la propia biografiada quede traslúcida ante los personajes secundarios.

«Estará sola en su rebeldía», declara una profesora del Mount Holyoke a una joven Emily Dickinson en el comienzo de la película. Y esa indocilidad que, sin duda, acompañó a la poeta no es revelada en los 125 minutos interminables que dura el filme.  El inconformismo, la soledad y sus versos volcánicos, impregnados de un romanticismo desolado: vertientes de la personalidad de Dickinson sobre las que debería haber explorado Davies en su melodrama. Pero, a cambio, el director nos muestra a una mujer indolente, ocupada en los suyos; inquieta por su falta de belleza y de amor. Qué poca cosa para alguien cuya obra desconcertó a sus contemporáneos —inclasificable dentro de la poesía norteamericana—, y cuya modernidad todavía perdura.

Davies, sin embargo, trata de no ser un cineasta clásico y utiliza apuestas fílmicas arriesgadas como, por ejemplo, la gran elipsis temporal a través de un morphing sobre los retratos de los protagonistas, cuyos rostros envejecen, o atrevidos movimientos de cámara (incluso con giros de 360º) que dan a la película un ritmo nada convencional que contextualiza con la personalidad extraordinaria de la poeta. Pero aun así, consigue mostrarnos a una Emily Dickinson que queda difuminada, incluso con la aceptable interpretación de Cynthia Nixon.

Submit a Comment