Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid – Periodismo Social y Cultural | April 22, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

España es el segundo país de la Unión Europea con un mayor índice de desigualdad - ¡Zas! Madrid - Periodismo Social y Cultural

España es el segundo país de la Unión Europea con un mayor índice de desigualdad
Redacción Zas Madrid

Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica

Intermón Oxfam ha asegurado que España es “el segundo país más desigual de Europa, tan solo por detrás de Letonia”. También ha señalado que España cuenta con el sistema fiscal “menos efectivo” para reducir el problema y asegura que “las políticas actuales refuerzan esta concentración de riqueza en manos de unos pocos”

 

«Dinero llama dinero, y una vez que el sistema político e institucional está diseñado para favorecer a la élite, la consolidación de sus privilegios se transmite a través de diversos mecanismos. Esta “transmisión de privilegios” afecta a elementos que de otro modo deberían generar igualdad de oportunidades y protección para todos los miembros de la sociedad. Lo que en cierto modo parece y suena como una meritocracia, es en realidad el resultado de unas normas diseñadas en favor de las élites. La educación de calidad y otros servicios públicos benefician sobre todo a una minoría, que cuenta con más oportunidades para desarrollarse».

Según el informe elaborado por Oxfam Intermón, en España las veinte personas más ricas del país acumulan una fortuna de 77.000 millones de euros, es decir, el equivalente a la renta de que dispone el 20 por ciento de su población con menos recursos. El informe titulado: Gobernar para las élites: secuestro democrático y desigualdad económica, lanzado con motivo de la reunión del Foro Económico Mundial que acaba de celebrarse en Davos,  explica que, en los últimos años se han venido adoptando políticas que claramente benefician a quienes más tienen, como la desregulación y la opacidad financieras, los paraísos fiscales, la reducción de los tipos impositivos sobre las rentas más altas o los recortes en inversión y protección social, en perjuicio de las clases medias y las personas más desfavorecidas.

En cuanto a los paraísos fiscales, el informe denuncia que en ellos “se ocultan grandes cantidades de riqueza, que en gran medida quedan libres del pago de impuestos, impidiendo que las arcas nacionales dispongan de recursos fundamentales que podrían utilizarse en beneficio de la sociedad”.

Con esta tendencia, Oxfam Intermón vaticina que para 2025, el 20 por ciento de los españoles más ricos podrían ganar en promedio 18 veces más que el 20 por ciento más pobre, una desigualdad que «éticamente es insoportable, económicamente es insostenible e ineficiente y que está permitiendo que la riqueza concentrada en las élites económicas esté mermando la democracia».

Las recomendaciones que realiza el informe para evitar estos desequilibrios son claras y contundentes:

 • No utilizar paraísos fiscales para evadir impuestos ni en sus propios países ni en otros países en los que invierten y operan.
• No utilizar su riqueza económica para obtener favores políticos que supongan un menoscabo de la voluntad política de sus conciudadanos.
• Hacer públicas todas las inversiones de las que sean beneficiarios efectivos.
• Respaldar una fiscalidad progresiva sobre la riqueza y los ingresos.
• Exigir a los gobiernos que utilicen su recaudación fiscal para proporcionar a los ciudadanos sanidad, educación y protección social universales.
• Reclamar que todas las empresas que poseen o controlan ofrezcan un salario digno a sus trabajadores.
• Exigir a otras élites económicas que también se adhieran a estos compromisos.

En el marco de los objetivos de desarrollo posterior a 2015, Oxfam reclama que un objetivo principal sea:
• La eliminación de la desigualdad económica extrema como objetivo mundial en todos los países. Este objetivo debería incorporar una supervisión coherente de la participación en la riqueza del 1% más rico de la población en todos los países.
Oxfam ha realizado también recomendaciones políticas con el objetivo de fortalecer la representación política de las clases media y baja, para así alcanzar una mayor igualdad. Éstas políticas recomendadas incluyen:
• Una mayor regulación de los mercados.
• Poner freno a la capacidad de la población rica para influir en los procesos políticos y en las políticas que mejor responden a sus intereses.
La combinación concreta de las políticas necesarias para revertir el aumento de las desigualdades económicas debe adaptarse a los diferentes contextos nacionales. No obstante, el ejemplo de los países desarrollados y en desarrollo que han conseguido reducir la desigualdad económica nos ofrece algunos puntos de partida, entre los que destacan:
• La adopción de medidas firmes contra el secreto bancario y la evasión fiscal.
• Las transferencias redistributivas y el fortalecimiento de los mecanismos de protección social.
• La inversión en el acceso universal a la atención sanitaria y la educación.
• La fiscalidad progresiva.
• El fortalecimiento de los umbrales salariales y de los derechos de los trabajadores.
• La eliminación de las barreras a la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres.

En el contexto actual, los ciudadanos no entenderían que en las próximas elecciones generales del 20 de diciembre, los partidos políticos no pusieran el foco de sus programas económicos en medidas que permitan al Estado recaudar más de los que más tienen y en redistribuir la riqueza en forma de inversión en servicios sociales básicos y políticas públicas que benefician a la población.



Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies