Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | July 23, 2017

Scroll to top

Top

Empleo - ¡Zas! Madrid

La desesperante búsqueda de trabajo: algunos portales de empleo y el mercado oculto

Son numerosos los portales de empleo que han surgido como consecuencia de la gran demanda de trabajo. Pero la mayoría te cobran por servicios especiales cuya dimensión no acabas de comprender. También está el caso de los que tienen ofertas solamente para los candidatos que pagan o que solo buscan que cliquees en los enlaces para ganar dinero. Por otro lado, está el mercado oculto: ocho de cada diez ofertas en España no son visibles ni en estos portales de empleo, ni en ningún otro lugar. ¿Cómo acceder al mercado oculto de ofertas? Mediante la red de contactos o a través de la candidatura espontánea, no hay otra.

 buscar-empleo

Idonium o la imposibilidad de apuntarte a una oferta

En Idonium publican ofertas de empleo, pero en realidad no es un portal de trabajo, sino un espacio de anuncios. Asociado a la plataforma de publicidad infolinks (donde te pagan por cliqueos), si pinchas en un enlace te lleva directamente a un banner publicitario.

JobTalent, Infojobs, Experteer… Hazte Premium

JobTalent sí es un portal de empleo pero antes de poder inscribirte en una oferta te intenta vender una ayuda de su equipo de Recursos Humanos que cuesta entre 5 y 15 euros; si bien, aunque sean ofertas ajenas, también te da la posibilidad de inscribirte por tu cuenta, es decir, de forma gratuita.

Tanto Infoempleo como Infojobs son portales de empleo que funcionan bastante bien, pero tampoco pierden la oportunidad de conseguir un dinero extra. Una vez que ya te has inscrito en una oferta, te mandan la confirmación al correo electrónico invitándote a que conviertas tu inscripción en Premium. Según Infojobs (el número uno en cuanto al número de ofertas publicadas diariamente) las inscripciones Premium muestran que el candidato tiene interés por la empresa que oferta en el momento de la inscripción, además recibirás avisos en el móvil en tiempo real informándote del estado de tu candidatura, tendrás acceso a ver el perfil de los otros candidatos inscritos en la misma oferta y conocerás el nombre de las empresas que han visitado tu currículum.

Infoempleo debería mejorar la información sobre el puesto de trabajo y las empresas (las ofertas no están enlazadas, con lo que se dificulta el uso del web) y las opciones de búsqueda (no hay búsqueda avanzada ni búsquedas automáticas).

Es lo mismo que hace Experteer y Trabajar.com, aunque en este último portal, cambian la denominación de candidato Premium por la de VIP. En todos los casos, siempre te queda la duda de que si no eres un candidato preferente, qué pasará con tu candidatura.

 Conviertete-en-Premium

Nubelo o miles de ofertas solo pagando

Nubelo es una plataforma para contratar profesionales freelance. Mediante este portal puedes recibir propuestas y gestionar tu proyecto en línea. Si logras contratarlo, se quedan con un porcentaje de lo que cobra el trabajador. Pero no solo ganan dinero de esta forma. De las diez ofertas que publican, un promedio de nueve es un proyecto exclusivo para los candidatos Premium, es decir, que si no pagas una cantidad fija al mes, no puedes acceder a la mayoría de los empleos anunciados.

Igualmente, la mayoría de los portales de empleo lo que intentan venderte continuamente son cursos que, según ellos, te capacitarán para trabajar.

Nubelo

Monster: para buscar trabajo fuera de España

Gracias a su presencia internacional, con páginas en 22 países, Monster es la mejor opción para encontrar trabajo en Estados Unidos, Canadá y buena parte de Europa. Si, por un lado es sencillo y rápido de usar, y admite la cómoda posibilidad de adjuntar un currículum hecho en Word ; por otro, es complicado seguir la evolución de sus solicitudes de empleo y suele haber escasa información sobre las empresas con ofertas.

Laboris, Trabajos.com…

Laboris destaca por sus herramientas para la búsqueda de empleo, y una completa gestión de las ofertas. Pero no funciona adecuadamente en navegadores distintos a Internet Explorer; su sistema para crear y subir el currículum resulta complicado; y, sobre todo, carece de cualquier ayuda online. El sistema suscribe automáticamente al usuario a todos sus boletines (lo que puede llegar a ser molesto si no se desean recibir). A pesar de que, permite realizar búsquedas en muchos países, rara vez se consiguen resultados fuera de España por lo que este servicio resulta engañoso e inútil para el internauta.

portales-sociales-empleo

Trabajos.com al formar parte del portal Hispavista, Trabajos.com carece de información propia sobre el servicio y todos los enlaces a pie de página remiten a la empresa matriz. Es, con diferencia, el que menos resultados ofrece al realizar cualquier tipo de búsqueda de empleo.

El mercado oculto de trabajo

Después de todo lo dicho acerca de los portales de empleo, hay que afirmar que valen para poco, ya que se estima que el 75% de los puestos de trabajo que ofrecen las empresas no llegan a anunciarse nunca en ellos. Para acceder a este mercado oculto de ofertas de empleo hay que recurrir a los contactos personales, si se tienen.

Como-acceder-al-mercado-oculto-de-ofertas-de-trabajo2 Como-acceder-al-mercado-oculto-de-ofertas-de-trabajo6

Aquí es donde entra el concepto de networking, que podríamos traducir como gestión de la red de contactos para establecer comunicación con personas que nos den información útil para encontrar un empleo.

Se calcula que una persona adulta tiene entre 1.500 y 3.000 contactos, aunque no recuerde a muchos de ellos: familiares, amigos, conocidos de la vida social, excompañeros de trabajo, antiguos profesores, viejas amistades escolares…

Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es un duro y largo ejercicio de memoria. Después, contactar con amigos, compañeros y conocidos que por su situación socioprofesional puedan conocer ofertas de empleo o informarnos sobre el mercado de trabajo en general.

Es imprescindible llevar un registro detallado de nuestras llamadas y reuniones y anotar la información obtenida de cada persona y si hemos acordado volver a contactar con ella en el futuro. Pero no hay que conformarse con los círculos más próximos. El objetivo, sobre todo, es conseguir que estas personas nos pongan en contacto con otras mejor situadas que puedan informarnos sobre empresas y puestos de trabajo concretos.

También se puede acceder a través de la candidatura espontánea mediante una previa selección de las empresas que te interesan. Jamás envíes una carta estándar a todas las empresas. Selecciona aquellas que te interesen y averigua a qué se dedican, su tamaño, volumen de negocios, productos, mercados, objetivos de crecimiento, proyectos, etc. Toda esa información te servirá para redactar tu argumentación. Esta debe reflejar que no estás postulando porque sí.

Con mucho ánimo, tiempo y paciencia puede que consigas encontrar un trabajo. Entonces, tendrás que enfrentarte a las especiales características de competitividad actual del mercado de trabajo, eufemismo que esconde el concepto de precariedad laboral. Pero esto, es otra historia.

 

Accedemos ayuda a la contratación juvenil

La página web tiene ya publicadas más de 700 ofertas de empleo formuladas por pequeñas empresas y autónomos. El programa de la Fundación Mapfre contempla 600 ayudas para la contratación de jóvenes entre 18 y 29 años.

La mayoría de los ofertantes de empleo son empresas que tenían necesidad de contratar ya, de cara a la campaña de verano, con un perfil de zona turística.

Para acceder al programa, las empresas deben cumplir una serie de requisitos: preferiblemente con plantillas de hasta 15 empleados; no haber realizado despidos desde el primero de enero de 2014; estar al corriente de pago con las Administraciones y entidades públicas, y cubrir el puesto con un joven desempleado independientemente de si tiene o no experiencia previa.

Por su parte, los candidatos, para poder optar a estos puestos de trabajo remunerados deben tener entre 18 y 29 años, estar en situación de desempleo y haber acabado los estudios de educación secundaria obligatoria (ESO).


¿Por qué no mejora el empleo?

Juan Torres López

Los datos de paro registrado que acaban de darse a conocer vuelven a mostrar –diga lo que diga el gobierno- que empeora el empleo en España. Es cierto que el paro aumenta en menor medida que en meses de enero anteriores, pero eso no ocurre porque haya más facilidades para encontrar trabajo sino porque aumentan los desanimados y se expulsa a gran cantidad de personas del mercado laboral, bien por desánimo, bien porque son inmigrantes que ya abandonan España o españoles que tratan de encontrar nuevas oportunidades fuera de su país.

Y lo peor es que este empeoramiento es inevitable y que va a seguir produciéndose en el futuro porque las políticas que se vienen realizando no aportan lo que resulta esencial en cualquier economía para que las empresas puedan generar inversión productiva y empleo.

A mi juicio, en España se carece hoy día de seis condiciones básicas e imprescindibles para crear puestos de trabajo.

La primera es la financiación. Gracias a su enorme poder político los banqueros han impuesto un rescate muy costoso de sus entidades que les ha permitido ocultar su quebranto patrimonial y volver a obtener beneficios suculentos pero sin que hayan vuelto a financiar a la economía.

El llamado rescate de la banca es un escándalo que no ha servido para recuperar la financiación. Se ha tirado de la manta que cubría las vergüenzas financieras acumuladas en los últimos años por las cajas de ahorros para disimular la responsabilidad general, pero lo cierto es que si se hubiera tirado al mismo tiempo de la que cubre al resto de las entidades financieras los resultados hubieran sido parecidos. Es el sistema financiero en su conjunto y no solo las cajas, el que está repleto de activos tóxicos derivados de haber financiado sin escrúpulos ni responsabilidad la anterior burbuja financiera. Lo que se está haciendo es limpiar el segmento de mercado que ocupaban las cajas para que lo ocupen los grandes privados y así puedan recobrar más o menos su equilibro patrimonial, hoy día disimulado por las normas de contabilidad aprobadas por las autoridades con el fin de evitar que aparezcan como lo que son –bancos zombis- y puedan registrar beneficios a pesar de que apenas si desarrollan negocio bancario. Pero a ese paso la financiación tardará años en recuperarse.

Mientras no se ponga de verdad en claro su situación y mientras no se garantice que fluya financiación suficiente y barata a las empresas y familias es materialmente imposible que se pueda crear empleo. Lo que ocurrirá, por el contrario, será que sigan quebrando y despidiendo trabajadores o, a lo sumo, utilizando la última reforma laboral para abaratar sus plantillas y así poder seguir malviviendo.

La segunda condición imprescindible para crear empleo y que falta también en España es la demanda. O, dicho de otra forma, ingresos suficientes para que la población compre los bienes y servicios que producen las empresas.

En los dos años de gobierno de Rajoy el consumo privado se ha desplomado como consecuencia de la pérdida de ingresos salariales y, en general, de renta disponible de las familias. Y eso no puede traducirse sino en una pérdida de demanda para todas las empresas (las grandes han visto reducir sus ventas entre un 40% y un 50% desde 2008) y, en particular y de forma más grave, para las pequeñas y medianas.

Argumentar que lo que hace falta para crear empleo es más flexibilidad y costes laborales más reducidos es una falsedad que solo sirve para que las grandes empresas que dominan el mercado sea como sea (porque son multinacionales que operan en muchos países u otras que tienen demanda cautiva) tengan beneficios extraordinarios. Denles ustedes clientes y ventas elevadas a las empresas y comprobarán que contratarán empleo sin problemas de flexibilidad alguno.

Por tanto, mientras sigan bajando los salarios no se creará empleo en España.

La tercera condición es disponer de uno o varios sectores de actividad que actúen como motor de la economía en su conjunto y que tengan gran capacidad de multiplicar el empleo e ingresos a su alrededor, algo para lo que no sirve cualquier tipo de actividad.

En contra de lo que se viene diciendo, no basta con que aumente el PIB para que se cree empleo y mucho menos para que éste sea de calidad y acompañado de ingresos suficientes. Además de generarse actividades sostenibles, que no terminen cayendo más pronto que tarde (como pasó y sucedería de nuevo con la construcción) es necesario que se vertebren y constituyan tejido e interrelaciones adecuadas y que, además de tener fuerza suficiente como para tirar de toda la economía (lo que, por cierto, no le ocurre al sector exterior), nutran sobre todo al mercado interno y no externalicen ni el ingreso ni el valor añadido que generen.

Mientras no se consolide otra forma de producir y de consumir en España, no se podrá crear empleo suficiente en nuestra economía.

La cuarta y la quinta condición quizá puedan sorprender a quienes están habituados a oír hablar de empleo y economía como si fueran mecanismos de relojería que nada tienen que ver con las personas y su diferente posición en la sociedad.

A los pocos días de ser nombrado vicepresidente económico del gobierno, el profesor Fuentes Quintana compareció en TVE en hora de máxima audiencia para hablarle a los españoles de 1977 sobre la situación económica de aquel momento. Sus primeras palabras fueron exactamente estas:

“ Las soluciones de los problemas económicos nunca son económicas sino políticas. No hay oscuras fórmulas técnicas que permitan resolver las dificultades en un clima de gabinete. Los problemas económicos de un país solo pueden superarse mediante el esfuerzo y la colaboración de todos (…). Sé, desde luego, que solo puede esperar esa colaboración un gobierno en quien ustedes confíen como veraz y que les merezca credibilidad”.

Pues bien, esto último también nos falta: un gobierno veraz, creíble y en quien confíe la gente.

Desde que la crisis comenzó a notarse en España con Rodríguez Zapatero en el gobierno, los españoles no hemos recibido sino mentiras sobre la situación económica y eso ha hecho que la confianza en nuestras autoridades esté bajo mínimos. Y así, por mucho que se quiera, es imposible que se genere la voluntad colectiva y el esfuerzo mancomunado que es necesario para sacar adelante una situación tan difícil como la que tenemos.

Finalmente, también carecemos de instituciones que canalicen las preferencias ciudadanas, que equilibren los poderes y que hagan posible el gobierno eficaz, controlado y transparente. Y, sobre todo, que estén obligadas a poner en marcha que la población quiera que se lleven a cabo para que así las pueda hacer suyas y apoyar con el máximo empeño

La servidumbre de los grandes partidos hacia los poderes económicos es total y eso ha corrompido las instituciones. Ni uno solo de los partidos (desde el PP a IU pasando por los nacionalistas) carece de imputados por corrupción y todos ellos han estado presentes y han sido cómplices, por ejemplo, de la vergonzosa gestión de las cajas de ahorro. Ni una sola autoridad –empezando por el monarca y siguiendo por la judicatura, la fiscalía o el Banco de España- está libre de sospecha o no ha sido denunciada por actos indignos o por complicidad con los sinvergüenzas que han provocado la situación en la que estamos. Ninguna de las estafas ni de los casos de corrupción que hemos sufrido se hubieran producido o hubieran adquirido la dimensión que han alcanzado si todas esas instituciones hubieran sido diligentes y si sus responsables o titulares se hubieran comportado con honestidad.

Hablando en plata, en España tenemos una democracia de cada vez más baja intensidad: los bancos y grandes empresarios controlan los medios de comunicación, hay un pacto de silencio sobre los grandes escándalos, los jueces que actúan contra los oligarcas son los que resultan perseguidos y expulsados y el gobierno da órdenes a la fiscalía para que no se persiga a los grandes ladrones y corruptos o los indulta si no ha habido manera de librarlos antes.

¿Cómo va a salir de la crisis un país cuyo Jefe de Estado está más pendiente de disimular el enriquecimiento y mal comportamiento propio o de sus familiares o de lavar la cara y engrosar la cartera de las grandes empresas que de evitar que sus conciudadanos más desfavorecidos pierdan un derecho detrás de otro?

La sexta y última condición es disponer de suficiente capacidad de maniobra para poder poner en marcha las medidas que pueden ayudar a que todo lo anterior se resuelva. Y resulta que España no la tiene. No porque formemos parte de una unión monetaria superior, porque eso simplemente debería dar lugar a que la capacidad de maniobra radicase en otro lugar. Sino porque ésta unión está diseñada precisamente para evitar que los gobiernos o los pueblos dispongan de ella. Por eso no nos conviene, porque sin posibilidad de poner en marcha la voluntad propia, con las manos y los pies atados y sujetos simplemente al dictado de unos pocos grupos de poder que no están nunca presentes en las instituciones representativas, es imposible tomar medidas y tratar de cambiar el rumbo de las cosas. Mientras sigamos en esta Europa, mientras no demos un golpe en la mesa y hagamos ver que así no seguimos con la señora Merkel y compañía, no se creará empleo en España.

Sin libertad y sin disponer de soberanía es imposible que nadie salga adelante. Y lo que supone una paradoja bien significativa es aquellos que tienen constantemente en su boca discursos patriotas y grandilocuentes menciones a la Patria la hayan convertido en una vulgar esclava de los poderes financieros más antipatriotas y corruptos.

El gobierno y su partido, los banqueros y los dirigentes de la patronal podrán decir lo que quieran pero mientras no se pongan en marcha reformas de regeneración económica y política que resuelvan estas cinco carencias será imposible que se vuelva a generar empleo suficiente y de calidad en España.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.