Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural | June 24, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo admite la querella contra Cristina Cifuentes por hacer de Madrid un Estado de sitio - ¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural

El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo admite la querella contra Cristina Cifuentes por hacer de Madrid un Estado de sitio
Coordinadora 25s

La querella presentada por la Coordinadora 25s y admitida en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo contra Cristina Cifuentes, también se dirige a Alfonso Fernández Díez, Jefe Superior de Policía en Madrid e Ignacio Cosidó Guiterrez, en el momento Director General de la Policía, y recoge el auténtico Estado de sitio al que se sometió a la ciudad de Madrid durante la abdicación de Juan Carlos I y la coronación de Felipe VI, día en el que se impidió cualquier tipo de manifestación, protesta u opinión ciudadana

Cientos de banderas republicanas durante las protestas tras la abdicación de Juan Carlos I, en Madrid.

Cientos de banderas republicanas durante las protestas tras la abdicación de Juan Carlos I, en Madrid.

El pasado 13 de abril, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo decidió admitir a trámite la querella criminal presentada por la Coordinadora 25s contra Cristina Cifuentes, Delegada del Gobierno en Madrid cuando ocurrieron los hechos denunciados en la referida querella. La querella se presenta por la vulneración de los más elementales derechos democráticos durante los días del proceso de coronación–sucesión de Juan Carlos I, por su hijo Felipe VI, cuya abdicación se precipitó por el cúmulo de escándalos que hacían ya inevitable su continuidad como Jefe del Estado.

La querella que además de a Cristina Cifuentes se dirige a Alfonso Fernández Díez, Jefe Superior de Policía en Madrid e Ignacio Cosidó Guiterrez, en el momento Director General de la Policía, recoge el auténtico Estado de Sitio al que se sometió a la ciudad de Madrid durante los fastos de la abdicación- coronación.

En ese Estado de Sitio no declarado, participaron según datos del propio Ministerio del Interior: 4.300 policías nacionales; 2.672 guardias civiles, y varios miles de miembros de la policía municipal, todo ello con el objetivo de que no se pudiera expresar, en forma alguna, el menor rechazo al Régimen monárquico en general o a las figuras de Juan Carlos I o Felipe VI en particular.

La querella fue inicialmente presentada en el Juzgado de Instrucción nº 52 de Madrid, juzgado que tras algunas diligencias dictó auto de sobreseimiento y archivo provisional el 1 de septiembre de 2015, el recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid, sección 5.ª, fue igualmente desestimado. Asimismo el Tribunal Constitucional no la admitió a trámite por no apreciar especial relevancia constitucional en la referida querella.

Una vez agotada la vía jurisdiccional en el Estado Español se formuló demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo utilizando un criterio bien diferente al de los tribunales españoles, ha admitido a trámite la querella y por tanto se estudiará el fondo del asunto, que no es otro que el de la conculcación de los derechos y libertades reconocidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos, durante los días en que se realizó la abdicación–coronación y especialmente el 19 de junio de 2014.

Desde algunos medios de comunicación se nos presenta a la Sra. Cifuentes como una auténtica abanderada de la regeneración democrática, sospechamos por tanto que no se harán mucho eco de este comunicado de prensa a pesar de que contiene una información muy relevante. Esperamos que otros medios cumplan con su papel social y trasladen a la opinión pública una información muy significativa para conocer en su auténtica realidad a un personaje como Cristina Cifuentes. Porque corrupción no es solo robar del erario público, corrupción también es utilizar las instituciones del Estado y muy especialmente a las fuerzas de orden público en beneficio propio y en contra de los mas elementales derechos democráticos.

Submit a Comment