Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | July 16, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

'El mito de la máquina. El pentágono del poder', de Lewis Mumford, un alegato contra la devastación tecnológica - ¡Zas! Madrid

‘El mito de la máquina. El pentágono del poder’, de Lewis Mumford, un alegato contra la devastación tecnológica
Emilia Lanzas

Si en la primera parte de El mito de la máquina,Técnica y evolución humana, Lewis Mumford escribe un tratado que desmitifica el peso que la tecnología ha tenido en la transformación de las personas para resaltar lo auténticamente importante: el desarrollo de la mente; en este segundo volumen, El mito de la máquina. El pentágono del poder el autor reflexiona sobre la amenaza que suponen las grandes conquistas tecnológicas.

Para Mumford, la mecanización desenfrenada contiene la terrible contrapartida de la mutilación constante de la vida. Mumford realiza un estudio con un detallado recorrido histórico que abarca, además, el pensamiento y las aportaciones de los principales pensadores (Galileo, Descartes, Thomas Hobbes, Francis Bacon, Marx, McLuhan…), en cuanto a lo que supone el avance científico y técnico. Para el autor, el entorno desnaturalizado y deshumanizado que hoy padecemos se inició en la llamada Era de las Exploraciones que comenzó a finales del siglo XV: «Lo realmente novedoso para el hombre occidental era la estimulante sensación de que, por primera vez, todas las regiones del planeta le eran accesibles…».

Lewis Mumford: historiador, filósofo de la tecnociencia, filólogo y urbanista estadounidense.

Lewis Mumford: historiador, filósofo de la tecnociencia, filólogo y urbanista estadounidense.

La imagen mecánica del mundo
Y así fue como a partir de entonces el mundo natural y los símbolos de la cultura humana fueron paulatinamente reemplazados y adaptados a la medida de la máquina. A una concepción fría y calculada, medible, del nuevo dios Sol a quien casi nadie parece cuestionar. Renegar hoy día del avance tecnológico y científico es un terrible anatema, sin embargo cuánto se perdió y cuánto se perderá por culpa de este enaltecimiento de la imagen mecánica del mundo (qué fue de la vida en plenitud, de la comunión con la naturaleza, de lo inmenso que supone ser persona, de nuestra dignidad, del valor de lo variable y de lo subjetivo, de la rebelión, del trabajo artesano y libre…).

Para la filosofía de la máquina todo debe ser observable, controlable y objetivo, lo cual entra en franca contradicción con el ser portador de una riqueza plena de sueños, impulsos, ideas: «El mundo accesible a la experiencia humana no puede ser ni descrito ni entendido racionalmente. Cuando nuestra época aprenda esta lección, habrá dado el primer paso dirigido a hacer apto para un uso humano el yermo electrificado y mecánico que en la actualidad está construyéndose a costa del hombre y en prejuicio permanente suyo y en beneficio de la megamáquina».

el-pentagono-del-poder-xl

El pentágono del poder
La mecanización toma el mando. Las hazañas tecnológicas avanzan al mismo ritmo que nuestra vida se va coartando. La propia existencia, que está muy por encima del pensamiento, va impregnándose de cuanta deshumanización, injusticia y crueldad el pentágono del poder va expandiendo.

Para Lewis Mumford la automatización exige la pérdida de los grandes valores humanos, la exclusión de la subjetividad, la anulación de cualquier alternativa, la negación de la autonomía. El sistema infradimensionado requiere infrahombres:
«Lo que se extiende por todo nuestro entorno no son solo máquinas, sino un orden y un régimen mecánicos». Y eso no solo se extiende al mundo del trabajo sino también, y principalmente, a nuestra cotidianeidad.

La ciencia y la tecnología están al servicio del poder, tanto económico como político y militar. Creer en su inocencia, es el primer absurdo que debemos cuestionarnos.
«Lo que más me interesa tratar no son tanto los abusos como las supuestas ventajas para el hombre; eso que la mayor parte de la gente sigue creyendo que son avances indiscutibles y beneficios sociales».

Personas pasivas, seres autómatas
Mumford no está en contra ni del progreso ni de la ciencia, ni de todo el bienestar que estos han podido aportar al ser humano. Él solo alerta de que este avance debe realizarse a nuestra medida, y no al contrario. Por ello considera imprescindible parar la devastación del medio ambiente y la primacía que la máquina está adquiriendo sobre los humanos, relegándonos a un segundo plano.

El autor avisa sobre la pasividad que esta esclavitud está generando en las personas. El hombre occidental se adiestra a sí mismo para asemejarse al funcionamiento programado y, contrariamente, como apunta el autor: «Esta deshumanización del obrero vivo se vio complementada, paradójicamente, por la progresiva hominización de la máquina; hominización en el sentido de dotar al autómata de algunos sucedáneos mecánicos de movimiento e intención, en un proceso que en nuestra época se ha consumado de una forma pasmosa».

Mumford nos pide que reaccionemos, que paremos el nuevo Leviatán, el imperio de la megamáquina y megatécnica que el Poder quiere imponernos Porque no solo se nos está relegando a una situación de esclavitud, si el avance de la mecanización continúa de la misma forma desorbitada, dentro de poco seremos, simplemente, inútiles, totalmente prescindibles. La antivida se acabará imponiendo.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html