Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | November 20, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

El contribuyente pagará el 80% del rescate bancario

El contribuyente pagará el 80% del dinero público utilizado para rescatar a la Banca
Redacción Zas Madrid

 El Banco de España cifra en 60.600 millones las pérdidas por el rescate financiero

 Aunque vuelven los beneficios al sector, los contribuyentes españoles pagarán el rescate

● El 80% del dinero público utilizado para rescatar a la Banca no se recuperará

Rajoy afirmó que el rescate de la Banca no iba a tener coste para los ciudadanos españoles declaración que, finalmente, ha resultado falsa: el contribuyente pagará el 80% del dinero público utilizado para rescatar a la Banca, en concreto 60.600 millones son las pérdidas por el rescate financiero que deberán pagar los contribuyentes españoles. Esta cifra se financió por dos vías: una parte fue dinero público de los contribuyentes, que se canalizó a través del Frob (​​​​​​​​​​​​​​Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) y otra, aportaciones de la banca al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). En total, el Frob, inyectó 56.800 millones de euros, de los cuales el Banco de España estima que se perderá en torno al 70%.

En cuanto a la participación del FGD —que se financia con aportaciones de la banca, pero que forma parte del Estado—, ascendió a casi 22.000 millones de euros. De este dinero se perderá finalmente algo más del 90%, en un agujero de 21.000 millones de euros. Estos son los cálculos del Banco de España recogidos en su libro blanco Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España, 2008-2014.

Desde que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero empezó a rescatar entidades financieras se han destinado casi 77.000 millones de euros.

 

A finales de 2015 el Estado había recuperado algo más de 4.100 millones de euros, apenas el 5% de todo el dinero inyectado. De esta cuantía, en torno a 3.500 millones se corresponden a ayudas públicas del Frob y unos 700 millones a las aportaciones del FDG. Esto no significa que se haya perdido el 95% restante, ya que a día de hoy el Estado conserva dos activos importantes que generarán un ingreso a las arcas públicas cuando los venda: Bankia y BMN (Banco Marenostrum). El Banco de España estima que el Gobierno puede recuperar otros 12.200 millones de euros con las desinversiones que tiene pendientes (ya ha conseguido algo más de 1.300 con la desinversión en Bankia) y otros instrumentos híbridos que conserva.

En total solo se recuperarán en torno a 16.300 millones de euros de los 77.000 gastados, esto es: uno de cada cinco euros. De los 60.600 millones de euros que se perderán, en torno a 39.500 millones correrán a cargo del contribuyente, mientras que 21.000 millones los ha aportado el FGD.

Aunque la mayor parte de las ayudas se concedieron bajo el paraguas del rescate europeo, no fueron todas. Todas las inyecciones de dinero público se canalizaron a través del Frob (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), instrumento que se creó en 2009 bajo la presidencia de Zapatero. En total utilizó casi 57.000 millones de euros, un 74% de todas las ayudas. El resto fueron aportaciones del Fondo de Garantía de Depósitos, una entidad enmarcada dentro de la Administración Central cuya gestión está compartida entre el Gobierno, el Banco de España y la banca y que se financia con aportaciones de estas últimas.

A pesar de todo lo que se ha dicho, el contribuyente español todavía no ha empezado a pagar el rescate. Las ayudas se financiaron con deuda, en total con 50.300 millones de euros según los datos de Eurostat. España no ha salido del déficit ningún año, lo que significa que todavía no ha podido empezar a pagar el coste de las ayudas a la Banca, que sigue pesando sobre el pasivo de las Administraciones Públicas. El apoyo al sector financiero fue uno de los motivos por el que la deuda pública española se disparó hasta superar el 100% del PIB durante la crisis. De hecho, el coste de las ayudas financieras no deja de aumentar y en 2016 el Estado destinó en torno a 3.000 millones de euros para apoyar a las entidades nacionalizadas.

El rescate más costoso para el Estado es el de Catalunya Banc, según las estimaciones del Banco de España. Esta entidad recibió 13.900 millones de euros, de los cuales 12.600 corrieron a cargo del Frob y 1.300 del FGD. Con ese dinero se saneó la entidad y se vendió posteriormente al BBVA. El Estado apenas ha recuperado el 8% del capital inyectado. El resto, algo más de 12.700 millones de euros, se han perdido para siempre.

Sin embargo, Catalunya Banc no fue la entidad que recibió más dinero público, fue BFA-Bankia. El banco procedente de la fusión de siete cajas de ahorro recibió 22.400 millones en inyecciones de capital e instrumentos híbridos, aportados todos ellos por el Frob, esto es, dinero de los contribuyentes. De toda esta cuantía, el Banco de España estima que se recuperarán unos 9.750 millones de euros con la venta de la entidad en el futuro (ya se han colocado 1.300 millones). Esto significa que el coste del rescate de BFA-Bankia ascenderá a 12.700 millones de euros.

La mayoría de las entidades que recibieron ayudas públicas ya están rescatadas, saneadas y vendidas, pero el Estado no recuperará ni un euro más de lo que haya podido conseguir hasta ahora. En total son casi 47.200 millones de euros la cantidad que el Gobierno ya da por perdida.

El informe del Banco de España sobre la crisis del sector financiero, sin embargo, no analiza quiénes fueron los culpables de que el Estado vaya a perder en torno a 60.600 millones de euros.

Como indica Joan Ramón Sanchis Palacio, catedrático de Organización de Empresas, director del Instituto de Investigación en Economía Social y autor del libro ¿Es posible un mundo sin bancos?:  «Los bancos que ocasionaron la crisis financiera y, por ende, la crisis económica, son los que ahora impiden que podamos salir de esta crisis».

Submit a Comment