Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | October 19, 2017

Scroll to top

Top

Cartas de los lectores - ¡Zas! Madrid

MCS Cruceros y Viajes El Corte Inglés o cómo convertir unas vacaciones en una pesadilla

Mi intención es dar a conocer el trato que hemos recibido por parte tanto de Viajes El Corte Inglés como de MSC Cruceros, y que ha transformado un viaje de placer en una pesadilla. Espero que dando a conocer esta situación, se evite que en el futuro otras familias puedan sufrir lo que vivimos nosotros.

Contratamos para mi familia (mi esposa, nuestra hija, que es discapacitada, y yo) un camarote exterior y adaptado para todos, para realizar un viaje en crucero denominado “Mediterráneo Occidental” con el barco Meraviglia, que daba comienzo el día 30 de junio y finalizaba el día 7 de julio de 2017. El contrato se realizó con Viajes El Corte Inglés de Madrid, del Centro Comercial de Goya.

Para hacer efectiva la contratación del crucero, se apercibió al agente comercial de que nuestra hija padece una minusvalía que le obliga a trasladarse en silla de ruedas, además de precisar de sondaje periódico varias veces al día. Por este motivo, requeríamos de un camarote lo suficientemente amplio para una adecuada estancia.

En virtud de lo anterior, procedimos a examinar un plano, aportado por el agente comercial, de los camarotes adaptados para minusválidos disponible, contratando uno que disponía de balcón, de una cama de matrimonio y de un sofá-cama. En definitiva, se adaptaba presuntamente a nuestras necesidades. En el acto de la contratación hicimos especial insistencia en que el camarote fuera tal y como nos lo estaban enseñando, y de que, sobre todo, no sufriera ninguna variación respecto al que nos mostraban. El camarote contratado fue el número 8090 en la cubierta número 9 del barco Meraviglia.

Planos del camarote contratado, disponibles en la página web de la compañía y en la Agencia de Viajes de El Corte Inglés.

Planos y fotografía del camarote contratado, disponibles en la página web de la compañía y en la Agencia de Viajes de El Corte Inglés.

Al llegar al barco e instalarnos, observamos que el camarote que nos asignaron no tenía sofá-cama y sí una litera que estaba suspendida a una altura de 1,80 metros del suelo, precisando que un camarero de la tripulación lo abriera por tener un cierre especial. Dada la incapacidad de nuestra hija era imposible que subiera por una escalera , ni que su madre o yo la izáramos hasta esa altura. Además, una vez abierta la litera, impide el tránsito con silla de ruedas por el camarote. En realidad, el camarote estaba diseñado para la estancia de personas que no tuvieran ningún tipo de discapacidad.

Fotografías del camarote, realmente asignado, por MSC Cruceros.

Fotografías del camarote, realmente asignado, por MSC Cruceros.

Creyendo que se trataba de un error propio de la organización del crucero, nos personamos en recepción del barco y, tras soportar un mínimo de dos horas de espera por la gran cantidad de quejas que se tramitaban, expusimos el problema. Insistimos en que nos habían mostrado un plano del camarote y que tenía sofá-cama y no litera. En recepción nos contestan que no nos pueden cambiar el camarote porque el barco está completo, ante ello solicitamos una hoja de reclamación que NO nos fue facilitada por la recepción.

Con posterioridad contactaron con nosotros para ofrecernos una “solución” al problema, que consistía en que uno de nosotros ocupara un camarote interior individual por la noche, que debíamos abandonar a las 8.00 horas, y así no tener que desplegar la litera. Se debe de tener en cuenta que nosotros contratamos un camarote exterior con balcón y no uno interior. Pero esa solución solo duró dos noches porque a la tercera nos comunican que ya no es posible disponer de ese camarote interior, ya que va a ser ocupado.

Nuevamente, protestamos de la situación en recepción después de esperar nuestro turno, nueva pérdida de tiempo; recepción no nos puede ofrecer ninguna solución salvo la de colocar el colchón de la litera al suelo y dormir sobre él.

En la página web de MSC figuran los “Términos de la reserva” del crucero que con el título de “A CONTINUACIÓN SE EXPONEN LAS CONDICIONES APLICABLES A LA RESERVA DE SUS PAQUETES TURÍSTICOS A TRAVÉS DE LA PÁGINA WEB O A TRAVÉS DE AGENCIAS DE VIAJE. ROGAMOS LAS LEA ATENTAMENTE YA QUE SON VINCULANTES PARA TODOS LOS PASAJEROS” y el epígrafe intitulado: “14. Modificaciones de la reserva realizadas por la Compañía” apartado: “14.2 En el caso de una modificación significativa de un término esencial del Contrato, la Compañía informará por escrito al Pasajero (en caso de Venta directa a través de msccruceros.es) o a través del Agente de Viajes (en caso de contratación a través de Agente de Viajes) de dichos cambios tan pronto como sea posible.”

MSC ha incumplido, al igual que la Agencia de Viajes de El Corte Inglés, el apartado citado al no avisar por escrito del cambio sustancial en las condiciones de contratación, que es para el contratante, un término esencial en las condiciones contratadas. Es significativo que uno de nosotros durmiera la mayor parte del crucero (todos los días menos dos) en el suelo.

Asimismo, el Apartado 14.5, del mismo Epígrafe, dispone que: “La Compañía tiene la facultad de asignar al pasajero un camarote distinto del establecido en el contrato, con tal de que tenga características análogas. De producirse un cambio de alojamiento a un camarote de inferior precio, los pasajeros afectados por tal cambio únicamente tendrán derecho al reembolso de la diferencia de precio, según las tarifas vigentes.” Nada más lejos de la realidad fáctica, el hecho incontrovertible es que nos cambiaron un camarote adaptado y exterior por uno interior de una sola persona, y eso en dos noches, el resto lo pasamos durmiendo uno de nosotros en el suelo.

Todas las quejas y reclamaciones fueros atendidas por el personal de la Recepción del barco (por cierto muy educados y solícitos y que hicieron lo que estaba en sus manos); en ningún momento, a pesar de que insistimos en ello, fuimos atendidos por sus responsables, en ningún momento ningún responsable dio la cara y afrontó el problema con nosotros.