Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | July 16, 2018

Scroll to top

Top

One Comment

Cristina Peri Rossi asegura que Julio Cortázar murió de SIDA - ¡Zas! Madrid

Cristina Peri Rossi asegura que Julio Cortázar murió de SIDA
Emilia Lanzas

Julio Cortázar murió de SIDA: así lo afirma la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi, en su reciente libro Julio Cortázar y Cris, en el que relata su relación con el escritor y se lamenta de su ausencia.

Julio Cortázar y Cristina Peri Rossi.

Julio Cortázar y Cristina Peri Rossi.

El emotivo recuerdo de Peri Rossi hacia Cortázar se fundamenta en una larga amistad entre dos cronopios que se admiraban mutuamente y se reconocían como exiliados y diferentes. La escritora uruguaya desde “las entrañas de su corazón” como ella misma afirma, nos cuenta sus encuentros, en Barcelona o en París, como dos queridos amigos que no pueden prescindirse. No es un libro profundo, ni mucho menos académico, y menos aún una biografía, sino un relato de afinidades y vivencias, que se lee con facilidad y con ternura. Ambos tenían gustos parecidos, múltiples afinidades de cronopios, eran escritores y su origen y su infancia se encontraban a miles de kilómetros.

Por todo ello, lo más llamativo del libro es la declaración firme y convencida de Peri Rossi de que Julio Cortázar murió de una enfermedad por entonces desconocida y no diagnosticada: el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida que, según la autora, contrajo por una transfusión. Es más, Peri Rossi sospecha que su mujer, Carol Dunlop, muerta un año y medio antes, también podría haber fallecido de SIDA.

 

 

Julio Cortázar y su segunda mujer la fotógrafa Carol Dunlop.

Julio Cortázar y su segunda mujer la fotógrafa Carol Dunlop.

“En cuanto a los inicios de su enfermedad, poseo una carta de Julio Cortázar, del diez de octubre de mil novecientos ochenta y uno, en la que me cuenta, con detalle, qué le ocurrió. Me pedís que te hable de mis males, y obedezco a contrapelo pero obedezco, dice. A continuación, narra minuciosamente una gravísima hemorragia traidora y solapada, la califica. Y agrega, más adelante:

Como no se descubría la causa de la hemorragia, que seguía alegremente, al tercer día me abrieron el estómago buscando una úlcera que por suerte no encontraron; después de eso dedujeron que se trataba del abuso de aspirinas (…) Como no hay mal que por bien no venga, se descubrió que en vez de trece mil glóbulos blancos como hay que tener de máximo, yo tenía 130.000, mirá si no es una exageración. Miedo de leucemia, claro, pero no tardaron en desecharla por completo, aunque siguen investigando la causa de esta multiplicación y te ahorro el relato de agujas por todos lados, sondas en la nariz, fibroscopias y broncoscopias con aparatos dignos de una película de terror”.

Cristina Peri Rossi estaba muy alarmada y le pidió a Julio que consultara con un excelente médico y poeta barcelonés, Javier Lentini, muy amigo de la escritora uruguaya. “Me merecía toda confianza. Fuimos a verlo Julio y yo con los análisis. Lentini confirmó que por los análisis de sangre de Julio y otras pruebas, descartaba la existencia de un cáncer. Atribuyó la enfermedad a un raro virus sin identificar”.

Julio Cortázar murió el 12 de febrero de 1984, pero él siempre se manifestó inmortal. Y quiénes somos nosotros, piensa la autora, para llevarle la contraria.

Comments

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html