Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | December 17, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Al calor del fuego de invierno, una nueva edición del clásico La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne

Al calor del fuego de invierno, con el clásico ‘La letra escarlata’, de Nathaniel Hawthorne
Pedro M. Domene

Una nueva edición de La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne, que ilustra Alberto López Corcuera y traduce Paula Kuffer

Ahora que el invierno se ha instalado en nuestras casas, y con suerte un buen fuego nos abriga y proporciona un ambiente propicio, nada más recomendable que la lectura de un clásico como La letra escarlata, si tenemos en cuenta además que «no existe una obra más perfecta de la imaginación estadounidense», según D. H. Lawrence. Nosotros solo podemos confirmar la veracidad de semejante afirmación.

La letra escarlata
El argumento de la novela de Hawthorne es un relato sobre la intolerancia, en un mundo donde la religión, la justicia, la moral y las leyes humanas se confunden en una causa común, y también cuenta la historia de un amor ilícito, el posterior remordimiento, la culpa y el castigo que narrativamente conforman los ejes del relato, y la justificación última para grabar a fuego la letra “A” escarlata, emblema de “Adulterio” en una sociedad cerrada, de la América primitiva bostoniana del XVII heredera del imperio inglés.

Ilustración de Alberto López Corcuera. La letra escarlata (editorial Sexto Piso, 2017).

Ilustración de Alberto López Corcuera. La letra escarlata (editorial Sexto Piso, 2017).

La acción queda enmarcada en una época de incisiva intolerancia tanto de actitudes sociales como credo: la sociedad puritana de la Nueva Inglaterra del S. XVII; con unos personajes atrayentes, nada vulgares, que le brindan a la narración un gran interés. Una curiosa muestra sobre ciertos temas incompatibles dentro de la condición humana y social: esperanza y exaltación, amor y moral, placer y penitencia, verdad y apariencia, libertad y sumisión, perdón y castigo. Hester Prynne es una mujer que siente el rechazo, la soledad y la apatía de la comunidad, pero que responde con una fortaleza de ánimo y generosidad dignos de ponderación, y lleva con cierto orgullo su agravio: su amor secreto y la culpa que implica esa aventura ilícita. Es una mujer con opiniones propias que reta a las autoridades sociales y “divinas”, y se convierte en un modelo de independencia y autosuficiencia, quizá un auténtico rasgo de feminismo de época que tendrá que soportar el desprecio tanto en su naturaleza interna como la externa. El amante, un ser aprensivo y paciente, carece de la fortaleza y resistencia de su amada, estará siempre zozobrando en un mar de dudas y arrepentimientos.
Deseo, amor, culpa y venganza interactúan entre los personajes y provoca una gran tensión que irá creciendo a medida que avanzamos en la lectura de este singular clásico.

Nathaniel Hawthorne
El autor nació en Salem, EE. UU., en 1804, y murió en Plymouth, 1864. Vivió en el seno de una familia de vieja estirpe puritana, y su vida y su obra se vieron marcadas por la tradición calvinista, y su temprana vocación literaria no le proporcionaría el bienestar necesario para seguir escribiendo. Su primera novela, Fanshawe (1828), protagonizada por un héroe de corte byroniano posee rasgos biográficos del propio Hawthorne, y evidencia las influencias del Romanticismo europeo; entre 1837 y 1842 publicó con regularidad los Cuentos narrados dos veces, en los que aborda con detenimiento los que serían algunos de sus temas recurrentes: la idea del pecado y el problema del mal.

Nathaniel Hawthorne, autor de 'La letra escarlata'.

Nathaniel Hawthorne, autor de ‘La letra escarlata’.

Trabajó durante un tiempo en la Aduana de Boston, en una granja comuna cercana a la ciudad, y en 1843 se estableció en Concord, tras contraer matrimonio (1842); allí escribiría la colección de cuentos Musgos de una vieja granja (1846), que incluye el célebre relato La hija de Rapaccini. En 1846 volvió a trabajar en aduanas, pero poco después se aislaría de nuevo en una humilde casa de Massachusetts, donde escribió su obra más conocida, La letra escarlata (1850) y, un año después, La casa de los siete tejados.

Durante un viaje a Italia empezó El fauno de mármol (1860), última novela que, además de sus preocupaciones morales, revela una creciente dedicación al estilo narrativo y un acercamiento a la poesía.


Submit a Comment