Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural | April 29, 2017

Scroll to top

Top

2 Comments

‘La vida nueva’ o el inicio del reencantamiento, libro de poemas de Eduardo García

Emilia Lanzas

Libro de versos de Eduardo García (Premio de Poesía Fray Luis de León y Premio de la Crítica) que muestra una poesía anunciadora. Aquella que invoca el cambio a una La vida nueva, esa que respira tras la realidad que nos han vendido como cierta

La vida nueva

Una poesía comprometida que transciende el texto y que pretende ser verdadero aliento. Porque la existencia, lo dijo Breton, está en otra parte.

Versos que invocan el cambio, que proponen pautas:

Si alcanzas la inocencia
lograrás divisar el límite impreciso.

Porque el niño sabe algo que la domesticación y las convenciones han pervertido.

En un afán prometeico, los versos caen como cascada con el firme propósito de ver. Poesía vertiginosa, sin apenas puntuación, con el ritmo enlazado. Unos versos solamente en apariencia ingenuos o sencillos para así potenciar todo un cúmulo ético de protestas, de propuestas, con los simbolismos justos.

La escritura fuera de los márgenes de lo estético y de lo supuestamente cultural para sumergirse en el movimiento mismo de la vida; con el uso de un lenguaje que no es básicamente un medio, sino el lugar donde se produce el desvelamiento. No hay tampoco retórica ni florituras estilísticas que prevalezcan sobre el fondo; todo el hecho creativo está en función de la introspección y la búsqueda.

El tabú del deseo está mostrado en toda su amplitud porque el poeta –o, al menos, el poeta utópico– sabe que sin deseo no se puede construir una existencia válida. El deseo como resorte, como el único rigor que la persona ha de conocer:

Y prometo también a la deriva
arrojarme al encuentro del don inesperado
y al cruzar las fronteras prometo confiar
a ciegas en la flecha
del deseo.

Una voz hacia un afuera, cercana como un manifiesto, desde la autocrítica y la desnudez. Que conoce y cuestiona sus límites. La ruptura con la cotidianeidad, el inicio del reencantamiento, la poesía dentro, en nosotros, en la calle; la misma vida convertida en poesía.

…soñar despiertos siempre
para no obedecer la ley del amo las consignas
de los ventrílocuos feroces acudir
al futuro que llama a nuestra puerta pidiendo realidad
porque podemos esculpir la vida verdadera…

Comments

Submit a Comment