Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural | May 23, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Exposición del pintor, dibujante y cartelista Ramon Casas, en su 150 aniversario

Exposición del pintor, dibujante y cartelista Ramon Casas, en su 150 aniversario
Redacción Zas Madrid

Hasta el 11 de junio se podrá ver en Caixa Forum Madrid la exposición ‘Ramon Casas, la Modernidad anhelada

La muestra reúne ciento cuarenta y cinco piezas tanto de Casas como de artistas coetáneos o que influyeron en él, entre ellos Rusiñol, Romero de Torres, Sorolla, John Singer Sargent, Joaquín Torres García o Pablo Picasso. Así como fotografías de la época -de Frederic Ballell y de Antoni y Josep Esplugas, entre otros- que ayudan a contextualizar su obra social y culturalmente

Ramon Casas (1866-1932) fue una figura clave del Modernismo, movimiento que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del XX en Europa e Hispanoamérica, con una clara intención rupturista y renovadora. La obra de Casas abarca temáticas y técnicas muy variadas en donde están presentes el cartel, la fotografía o la estampa japonesa.

Como pintor y dibujante, Casas fue un gran retratista, tal vez lo más destacado de su obra. Sus primeras creaciones fueron autorretratos y retratos de familiares o amigos hasta convertirse en el retratista de la burguesía catalana y de las personalidades ilustres de su época. En esta muestra, hay una gran representación de este género, destacando los retratos de mujeres.

Las obras expuestas incluyen una diversidad tipológica suficientemente representativa de los diferentes modelos en los cuales fundamentó la búsqueda del ideal estético femenino, desde la mujer sofisticada, más próxima al decorativismo del estilo 1900, hasta la mujer emancipada, activa, desafiante.

De la misma manera, la serie de desnudos realizados durante la década de 1890 suponen las pinturas más libres y originales de Casas. En términos formales, se trata de ejercicios que superan las convicciones academicistas y derivan en propuestas de gran atrevimiento formal y de una gran fuerza visual.

Igualmente, resultan muy interesantes sus pinturas históricas que se inician con la realización de su obra Garrote vil en el año 1894 —obra proveniente del Museo Reina Sofía—, con la que Casas inaugura una serie de composiciones con fuerte contenido de crónica social.

Al revisar cronológicamente su trayectoria son muy destacables las influencias recibidas en sus primeros y tempranos años en París (1881, con solo quince años de edad). En primer lugar de Charles August Émile Duran, gran admirador de Velázquez, pintor realista especializado en el retrato en cuyo taller estudia anatomía, perspectiva y retrato.

Casas también estuvo muy influenciado por los impresionistas, tanto desde el punto de vista técnico como temático, y, fundamentalmente, en el uso de colores suaves y contornos difuminados a la manera de Manet, Degas —quien inspira sus encuadres fotográficos— Sargent y Whistler. Más tarde, Casas evolucionará a una pintura con colores más vivos y realistas, manteniendo como referente a Edouard Manet.

En 1885, Casas visita periódicamente el Museo del Prado donde estudia a Velázquez y a Goya lo que repercute de manera notable en sus retratos. Limita la gama de colores, que basa en tonos ocres, y pasa a utilizar una iluminación más frontal en sus cuadros y su pincelada se vuelve más fluida. Más adelante pasará a valorar más el color y la luz de los fondos, abandonando el tenebrismo de los primeros retratos.

Todo lo cual nos muestra un pintor versátil, poliédrico, de gran libertad creativa, con una obra pictórica de las más interesantes de este periodo.

Submit a Comment