Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural | June 22, 2017

Scroll to top

Top

No Comments

Supra Jordán Donaire, un grande del rap: «Meditemos acerca del nazismo que tenemos metido dentro» - ¡Zas! Publicación de Periodismo Social y Cultural

Misael García L.

Hablamos con Supra aka Jordán Donaire, quien en noviembre lanzó su tercer trabajo en solitario —tras Trastorno Límite (2011) y Peligra la vida del artista (2013)— Tapas Sefarditas (título que alude a un bar Sephardic Tapes, en donde se une lo étnico con lo religioso), una nueva ración del rap más puro, del Jordán más esencial, madrileño y universal, medio monje, medio soldado; apto tanto para neófitos como para fieles seguidores

«Mi intención es que mi voz sea escuchada» 

¿En qué has cambiado como artista desde tus inicios en los 90? ¿Cuál es tu intención hoy al hacer rap?

No creo haber cambiado mucho, a mis letras me remito, siempre han hablado independientemente de los aires que han ido corriendo, más bien me veo como un guardián de los arcanos antiguos y un continuo retornador a lo originario.Mi intención es que mi voz sea escuchada.

¿Cómo ha cambiado tu entorno? ¿Y la música independiente? ¿Crees que es un buen momento para la creatividad? ¿Crees que el público te comprende mejor ahora que antes?

Mi barrio ha sido sitiado por la gentrificación, la revolución digital se ha impuesto y ha dado a todo forma distinta, todos hemos resucitado a “la nueva carne” del videodrome de la película de Cronenberg. Mi barrio, el Barrio de las Letras de Madrid, el de Lope de Vega y de Cervantes, tiene ahora unas historias que contar muy interesantes con gente muy diversa de muchos sitios distintos; siempre ha habido gente de fuera buscándose la vida, antes de Extremadura y ahora de Angola. Ahora Max Estrella, protagonista de Luces de Bohemia de Valle-Inclán, podría ser de Rumania o de Marruecos, como yo fui un personaje dickensiano en Londres. Hemos cargado con la desgracia de que en España la gente no lee, o lee solo el Marca, pero mi público, en concreto, podrá entenderme más fácilmente puesto que me tiene a un click.

¿Qué piensas del rap actual, o del cambio que está sufriendo el género, mucho más inclinado hacia el consumismo vacío?

La música rap empezó rompiendo muchos moldes por eso principalmente la ingeniería social que nos controla ha estado tratando desde muy pronto de poner sus garras en ella y robarle el alma como hace con todo. Desde el principio esto ha sido una constante, aquí en España hicieron su Agosto particular vendiéndolo como un producto para niños… (no para los niños de las Favelas, ni para los niños del barrio de Sant Dennis de París, me explico, ¿no?), y embrollándolo todo aún más. Creo que afortunadamente ya estamos saliendo de eso y que los infantes de las batallas de gallos de Movistar estarán ahora ya creciditos y bien colocados por su padre; por contraste, ahora veo una progresiva exaltación de la cultura machista de la violación y unos estereotipos muy marcados.

Eres muy activo políticamente; en las redes sociales, de forma más explícita que en las canciones. A propósito de esto, puede parecer extraña tu posición pro-Iglesia, o a favor de la espiritualidad cristiana entendida como caridad, algo nada frecuente en la izquierda contemporánea (en la canción Musicannabis te autodefines como «mitad monje, mitad soldado»); un concepto como el de la teología de la liberación, que algunos pueden considerar paradójico, y desde luego es marginado tanto por la izquierda como por la ideología de consumo. ¿Crees necesario recuperarlo? ¿Cómo sería eso posible en un entorno tan desfavorable? ¿Cómo encaja en todo esto la Iglesia Católica?

Desde los orígenes del anarquismo encontramos a Tolstoi, Samuel Fielden, pastor metodista, que fue uno de los mártires de Chicago; Fourier que estuvo dando el callo en la Comuna de París precedió e inspiro a Marx; la teología de la liberación hoy tiene la patente del slogan que tiene que guiar a la verdadera izquierda: “la opción por los pobres” (Medellin 1968).

¿Qué piensas del auge de las derechas y el resurgimiento del racismo y la xenofobia, incluso entre las clases más desfavorecidas? («Donald Trump, ¡correr! Le Pen, ¡correr!»).

Mussolini era un senior con carnet del Partido Socialista que tuvo la acertada visión de que todas las revoluciones se iban a hacer en nombre de la patria como se vio después y hasta nuestros días. Yo llevaba años diciendo que iba a resurgir de un modo más intelectual. Vemos ahora la figuras de Alan de Benoist y con dignatarias femeninas, Marine Le Pen o Melissa HSM, la izquierda ahora tiene que desalojar muchos cuerpos extraños de sí para volver hacer hueco al contenido social que ha dejado ir, de lo contrario lo tomaran otros, (desmantelamiento del TTIP que se arrogarán, por ejemplo). El antinatalismo es, diría yo, el caballo de Troya principal financiado desde 1974 por Rockefeller, Kissinger, etc.; a menudo la gente desconoce que las verdaderas feministas sufragistas y abolicionistas de la esclavitud fueron provida y que Margaret Sanger y Maria Stopes eran contumaces racistas provenientes del mundo de la eugenesia, los escritos de El pivote de la civilización de Margaret Sanger son mucho peores que el Main Kampf. Meditemos acerca del nazismo que tenemos metido dentro.

Tus dos últimos trabajos, con una gran producción a cargo de Écija, tienen un sonido clásico, jazzístico, elegante. ¿Cómo y dónde grabáis? ¿La elección de este sonido ha sido intuitiva o premeditada? En tu trabajo Trastorno Límite la música era gamberra, estridente. ¿Por qué ese gran cambio?

Exploré derroteros electrónicos más europeos con Dhorae, con Cientifico fue un poco más del mismo rollo neoyorquino de siempre, con el maestro de mi bro Ecija, mpc3000 al canto y arreglo con sintetizador que te crió.

¿Dónde y cuándo va a ser posible ver a Jordán Donaire desgañitarse en directo?

Esperemos que pronto haya presentación de mi “Parsifal” Tapas sefarditas; pero no me exijáis desgañitarme mucho que ya no estoy para muchos trotes, eh.

¿Supra Jordán va a seguir dando guerra en los próximos años?

Si la salud y el tiempo lo permiten.

Submit a Comment