Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

¡Zas! Madrid | September 25, 2018

Scroll to top

Top

No Comments

18 de Julio, relato de un golpe de Estado: un ejercicio de memoria histórica - ¡Zas! Madrid

18 de Julio, relato de un golpe de Estado: un ejercicio de memoria histórica Joan García Oliver junto a Buenaventura Durruti y otros compañeros anarquistas celebran el éxito de la CNT-FAI en el aplastamiento del golpe de Estado fascista en Barcelona del 17, 18 y 19 de julio de 1936. 17 de junio de 1936. Las Raíces, lugar donde el grupo de militares de la guarnición de Tenerife conspiraron contra la II República. Un grupo de milicianos se asoma a un terraplén en el frente de Navacerrada (Madrid), a finales de julio 1936. EFE/ARCHIVO DÍAZ CASARIEGO. Fotografiada (trucada por la dictadura) del encuentro de Hitler y Franco en Hendaya (23 de octubre de 1940). Telegrama de Franco a Hitler, en agradecimiento, nada más terminar la Guerra Civil (documento perteneciente a la Colección Castañé).
Víctor Arrogante

Se cumplen 82 años del inicio de la Guerra Civil. Un acontecimiento que, a pesar del tiempo transcurrido, tiene gran trascendencia en la vida política y social española. No es por nostalgia, porque yo no había nacido. Es por hacer un ejercicio de memoria histórica. Todos los miembros de mi familia que vivieron aquellos acontecimientos han fallecido de muerte natural; salvo mis abuelos paternos, que fueron pasados por las armas de Franco, ante un paredón en Toledo.

17 de junio de 1936. Las Raíces, lugar donde el grupo de militares de la guarnición de Tenerife conspiraron contra la II República.

17 de junio de 1936. Las Raíces, lugar donde el grupo de militares de la guarnición de Tenerife conspiraron contra la II República.

Las elecciones celebradas el 16 de febrero de 1936 dieron la victoria al Frente Popular, constituido por los principales partidos republicanos y de izquierda. Entre los objetivos del gobierno del Frente Popular, estaban los del primer gobierno de la República en 1931, que pretendió modernizar el país y promover la justicia social. Portela Valladares, reconociendo la victoria del Frente Popular, entregó el poder a los vencedores legítimos, dando paso a un Gobierno presidido por Manuel Azaña. La situación en España cada vez era más tensa y se reflejaba en las discusiones de las Cortes. El 12 de julio fue asesinado el teniente Castillo por grupos armados de la derecha y al día siguiente, el diputado ultraderechista Calvo Sotelo, en una camioneta de la Guardia de Asalto.

Los días 17 y 18 de julio, estalló la sublevación militar en Marruecos. El 17, la insurrección militar se inició en Melilla y se extendió al conjunto del protectorado de Marruecos. El 18 y 19, el golpe se extendió por la península y los archipiélagos. El golpe triunfó en Galicia, Castilla y León, Navarra, con el general Mola en Pamplona; Andalucía Occidental, con Queipo de Llano en Sevilla, Baleares, excepto Menorca, con el general Goded. En Canarias, Franco, tras asegurar el triunfo del golpe en el archipiélago, se desplazó a Marruecos para ponerse al frente del ejército de África.

Fracasó en Asturias, Cantabria y parte del País Vasco, donde el PNV colaboró con la República. Madrid, Cataluña, Levante, Castilla la Mancha, Murcia y la zona oriental de Andalucía. Los fracasos más graves tuvieron lugar en Madrid, donde el presidente Giral entregó armas a las milicias obreras. También en Barcelona, donde la colaboración de los obreros de la CNT con la Guardia Civil y la Guardia de Asalto abortó la insurrección. En general, la sublevación no tuvo apenas respaldo popular y se basó en las fuerzas militares insurrectas. La capacidad de movilización obrera y el papel de la Guardia Civil fueron claves para el resultado final del golpe en cada zona del país.

Un grupo de milicianos se asoma a un terraplén en el frente de Navacerrada (Madrid), a finales de julio 1936. EFE/ARCHIVO DÍAZ CASARIEGO.

Un grupo de milicianos se asoma a un terraplén en el frente de Navacerrada (Madrid), a finales de julio 1936. EFE/ARCHIVO DÍAZ CASARIEGO.

Ángel Viñas desmonta los mitos del 18 de julio. Viene a dar respuesta al revisionismo histórico que hace la derecha, para descalificar a la República y legitimar la “rebelión”. La fecha de inicio del golpe, nada tuvo que ver con el asesinato de Calvo Sotelo. Todo estaba previsto con antelación y estaba ligada a los contratos de compra de armas y al apoyo fascista prometido. El golpe «no pretendía acabar con ninguna insurrección armada en marcha», sino eliminar las reformas abordadas por los gobiernos, durante el primer bienio republicano (agraria y laboral, militar y de la enseñanza), que los gobiernos del Frente Popular habían retomado. Ninguna organización republicana u obrera tenía el propósito de subvertir el orden constitucional y no había en marcha ninguna intervención de la Komintern, ni de la URSS en España.

Antes del golpe, no había un estado de violencia revolucionaria o de terror rojo, no había ninguna dinámica de exterminio ni de liquidación de los enemigos de clase y no se asesinaba a las gentes de orden. La República no fue un fracaso que conducía inexorablemente a una guerra, sino que fue destruida por un golpe militar que, al contar con la connivencia de un país extranjero y no triunfar en buena parte del territorio y en Madrid, se encaminó automáticamente a una guerra civil. Fue la sublevación quien colapsó la administración republicana.

Jorge M. Reverte en Vicente Rojo. Historia de la guerra civil española dice que «el plan de acción del golpe de estado, abarcaba todos los sectores y actividades», como quedaría al descubierto en las primeras horas de la rebelión. Comprendía una acción de fuerza militar, realizada desde diferentes puntos de España y África; una acción social, que debía poner en juego a la banca, judicatura, industria y grupos políticos de acción y violencia; y por último una dirección, que habría de coordinar todos los resortes conectados: ayuda diplomática, financiera, armamento y personal voluntario; todo al grito de ¡Viva la República! y la bandera tricolor como enseña.

Las pretensiones de cada estamento rebelde, consistía en la defensa de sus propios intereses: la aristocracia, pretendía la conservación del rango y los privilegios; los capitalistas, la libertad de explotación de los trabajadores y la defensa a ultranza de la propiedad; la Iglesia, la anulación de las disposiciones que habían mermado sus fueros; los terratenientes e industriales, impedir la reforma agraria y la intervención obrera en las empresas; la prensa de derechas, el derecho a crear opinión y a defender el negocio; los militares, profesionales, burócratas y burgueses, la restauración de un orden rígido y autoritario que respetase el escalafón, la jerarquía, la antigüedad y las prebendas. En suma, el golpe de Estado del 18 de julio, fue una acción en defensa de «intereses creados», para la restauración de privilegios y prebendas, encubiertos en ideales religiosos, sociales y políticos.

Estaban implicados, militares desleales, falangistas, monárquicos, la derecha conservadora más reaccionaria y la iglesia católica, que habían oprimido al pueblo durante siglos. No fue «un golpe doméstico», sino que contó con la Italia fascista y la Alemania nazi. Los vencedores de la guerra, establecieron una dictadura para perpetuar esos «intereses» y la mantuvieron violando derechos humanos y sobre los crímenes cometidos bajo la dictadura franquista. Más de 140.000 personas continúan enterradas en fosas comunes y cunetas de carreteras.

Ante el golpe de Estado, la República tenía el deber de defender su legitimidad constitucional y los intereses de la ciudadanía leal. La defensa era legítima; el ataque contra la razón y la ley no lo fueron. Y hoy la misma derecha reaccionaria, católica y caciquil, siguen sin querer reconocerlo.

El golpe de estado se dio contra la legitimidad de la República. Políticamente fue antidemocrático; jurídicamente anticonstitucional; socialmente conservador y tradicionalista; espiritualmente clerical; ideológicamente totalitario; económicamente capitalista; militarmente absolutista; y moralmente inhumano. El plan comprendía una acción de fuerza militar, desde diferentes puntos de España y África; una colaboración religiosa y una acción social, que debía poner en juego a la banca, la judicatura, la industria, y a grupos políticos de acción violenta, como así ocurrió.

Submit a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
google-site-verification: googled5206828dd38f588.html